Alista INAH temporada de exploración arqueológica en Tula. Prevé labores de conservación, excavación y estudios de fechamiento.

México, 27 Ago (Notimex).- Con un presupuesto de alrededor de
tres millones de pesos, especialistas del INAH, encabezados por el
arqueólogo Robert Cobean, iniciarán una nueva etapa del Programa de
Investigación Conservación y Mantenimiento para Tula, con una
duración de siete meses.

Se trata de una serie de labores de conservación y exploración
arqueológica en edificios emblemáticos como el Palacio Quemado y el
Edificio K, este último considerado como el espacio que ocupó la
élite tolteca, además de estudios de fechamiento para corroborar
datos relativos al periodo de apogeo que tuvo la también conocida
“Ciudad de los Atlantes”.

El arqueólogo Robert Cobean informó que la intervención al
Palacio Quemado obedece a las afectaciones provocadas por el medio
ambiente y los fenómenos naturales, como las fuertes lluvias que han
afectado la región. En esta edificación construida con muros de adobe
y pisos de estuco se realizará una limpieza general, deshierbe,
consolidación de mampostería y sellado de grietas y fisuras.

Para ello, dijo, se implementarán materiales similares a los
utilizados durante la época prehispánica, como la cal apagada, para
el recubrimiento.

El arqueólogo adelantó que también se excavará el edificio K,
que constituye una de las estructuras monumentales fundamentales de
la zona arqueológica, consiste en una enorme plataforma de más de 100
metros de largo y 70 metros de ancho con grandes salas formadas por
columnas, su fachada forma el límite de la entrada principal al
recinto, e incluye una escalera de más de 15 metros de altura.

Según investigaciones hechas en la década de los 90, cuando se
excavó el 50 por ciento del edificio, probablemente funcionaba como
un espacio para reuniones y ceremonias de grupos de élite de Tula,
hipótesis que se espera comprobar con las excavaciones y el análisis
de los materiales que se puedan localizar en el lugar.

La excavación del denominado Edificio K durará alrededor de dos
años, porque más que realizar la investigación se buscará
reconstruirlo a partir de prospecciones que se harán durante la
temporada de trabajo en campo, además se espera encontrar material de
contexto para poder explicar su función, explicó Robert Cobean.

Otro de los edificios a intervenir será la Pirámide C, que se
exploró en 2007, dejando al descubierto importantes evidencias del
las técnicas constructivas de los núcleos y muros de contención.
Aquí se plantea continuar los trabajos de excavación arqueológica y
conservación realizados el año anterior.

Asimismo, se continuará con la elaboración de un mapa
topográfico-arquitectónico nuevo de las estructuras monumentales en
el recinto principal, para este trabajo los especialistas se apoyarán
en una nueva tecnología, a fin de tener una localización exacta de
los lugares en tercera dimensión.

Considerada como “el lugar donde residía el rey Quetzalcóatl”,
Tula, tuvo su apogeo entre 900 y 1150 d. C, sin embargo con las
nuevas investigaciones se espera que esta fecha se recorra por lo
menos 50 años. “Con los estudios de radio carbono que haremos a
diferentes tiestos esperamos tener nuevos fechamientos para el
desarrollo de esta antigua ciudad tolteca”.

“La idea básica es documentar, con mucho más detalle, el
desarrollo urbano de Tula, especialmente la parte que está en la zona
arqueológica, porque aún tenemos muchas interrogantes que resolver
sobre sus instituciones, historia y cultura, así como su importancia
como gran capital del un Estado expansionista”, añadió.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login