Kiarostami y Kitano experimentan con el cine en Venecia

VENECIA (AFP) – Dos maestros del cine asiático, el iraní Abbas Kiarostami y el japonés Takeshi Kitano, se deleitan experimentando con el cine en sus nuevas películas, estrenadas este jueves en la 65ª edición de la Muestra de Venecia.

Después de la espectacular gala de inauguración de la víspera, con los divos de Hollywood, George Clooney y Brad Pitt, el festival abre las puertas a dos consagradas figuras del cine, indomables e inconformistas.

El director japonés, premiado con el León de Oro en 1997 por su poético filme “Hana-bi”, compite de nuevo con una película trágica y a la vez grata, la tercera de una trilogía sobre el arte y el espectáculo que el mismo autor llegó a definir como un “suicidio artístico”.

Con “Aquiles y la tortuga”, después de “Takeshi’s” y “Gloria al realizador”, Kitano, famoso en su país por sus divertidos programas de televisión, ilustra esta vez la vida taciturna de Machisu, un artista incomprendido, maldito, marcado por un destino infeliz.

La búsqueda de un lenguaje artístico, el estudio de las tendencias contemporáneas, el gusto por el color del protagonista (Machisu) no dejan de ser una referencia al conflictivo recorrido artístico del mismo Kitano, que después de un grave accidente de carretera empezó a pintar, llegando a exponer en importantes galerías de Tokio y cuyos cuadros aparecen en la cinta.

La historia del hijo de un rico coleccionista de arte que queda huérfano y pobre, con una pasión prematura por la pintura, sirve de pretexto para ilustrar las frustaciones que atraviesan muchos artistas o presuntos artistas en el curso de su vida.

A pesar de probar todos las corrientes de la pintura moderna sin satisfacer los deseos de su galerista, Machisu no deja de pintar, “porque lo que cuenta es seguir el propio recorrido y no el éxito”, explicó Kitano a la prensa.

Si el director japonés se sumerge en los vacíos del artista maldito, el maestro Abbas Kiarostami, leyenda viviente del cine iraní, experimenta con “Shirin” para observar durante 92 minutos consecutivos los rostros de 114 espectadores.

Como Kitano, Kiarostami es un artista polifacético, escribe poesías, realiza instalaciones, ama la fotografía y el video y a los 68 años se permite el lujo de presentar fuera de concurso un filme con sólo las imágenes de mujeres con un velo en la cabeza que observan en silencio una representación teatral de un poema persa del siglo XII.

Además de los ejercicios de estilo de los dos maestros asiáticos, fue presentada este jueves en la sección oficial del concurso la cinta alemana “Jerichow”, de Christian Petzold, con la actriz Nina Hoss, vencedora en Berlín del premio a la mejor intérprete.

El filme cuenta el drama íntimo de tres personajes anónimos de un pueblo periférico del nordeste de Alemania: un comerciante turco, su mujer alemana, blanca y bella, y el de Thomas, un ex militar expulsado del ejército.

El ritmo lento y los diálogos cortos y explícitos terminan por afectar la eficacia de la narración dominada por el nacimiento de una estrecha relación entre los tres.

La única presencia hispana de la Mostra, el mexicano Guillermo Arriaga, guionista de “Babel” de Alejandro González Iñárritu, competirá el viernes como director bajo las bandera de Estados Unidos con “The Burning Plan”.

Arriaga es el único latinoamericano que concursa en la sección oficial, a la que no concurre ningún largometraje español.

El escritor y cineasta mexicano llegó al Lido junto con Charlize Theron y Joaquim de Almeida.

You must be logged in to post a comment Login