La CIA ya tiene Obispo y Cardenal

No caben dudas que la Central de Inteligencia norteamericana atraviesa una etapa delirio místico-religioso.

Luego de propiciar el triunfo de Fernando Lugo en Paraguay, la CIA ha utilizado como fichas a miembros de su gabinete para desprestigiar a los sandinistas, en represalia por sus vinculaciones con las FARC.

Si algo queda claro en todo esto, es que la CIA ya tiene Obispo y Cardenal.

El 20 de abril el obispo Fernando Lugo ganó las elecciones en ancas de una descarada intervención del embajador anti-cubano James Cason, apoyado por la prensa dirigida por jerarcas de la SIP y cooptada por la NED, así como apoyado por una constelación de movimientos financiados por USAID.

Las falacias difundidas sobre el clérigo-presidente de Paraguay, hoy puesto en jaque por un parlamento donde 43 de los 44 senadores son de la ultraderecha, se devaluaron gracias al escándalo antisandinista desatado por una prepotente personera de la NED, la secretaria de la mujer Gloria Rubín, nombrada por el obispo.

Luego de ser invitado a Paraguay para hacer turismo revolucionario, precisamente por las fichas de USAID y NED que iniciaron la campaña continental contra Daniel Ortega utilizando como excusa el culebrón de Zoilamérica Narváez, se suma ahora a los ataques antisandinistas el mismo Ernesto Cardenal.

Lobo que devora a los hijos de la revolución
El famoso poeta y sacerdote disidente sandinista Ernesto Cardenal es acusado en Nicaragua de graves delitos como robo y opresión a campesinos por una otrora amiga suya en el retiro de Solentiname, en el Lago Cocibolca de Nicaragua.

Cardenal se separó hace años de la izquierda sandinista que lidera el actual presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y durante su estadía en Paraguay, se unió a la campaña antisandinista desatada por la personera de la National Endowment for Democracy, Gloria Rubín.

Desde Asunción llegaron versiones a Managua de duras declaraciones de Cardenal contra Ortega y el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), mientras disfrutaba precisamente de la hospitalidad de un grupo llegado al poder en ancas de la intervención imperialista y el dinero desparramado por la CIA a través de sus ONGs y fundaciones anexas.

La respuesta a Cardenal fue más allá en una carta divulgada por Nubia Arcia —campesina y pintora originaria de Solentiname—, madre de muchachos que murieron en las guerrillas inspirados por el sacerdote y poeta.

“Mientras muchos que dicen ser verdaderos revolucionarios como Ernesto Cardenal, han vivido su vida disfrazados de corderos cuando han sido lobos peligrosos que se comen a los hijos de la revolución”, dice la carta de Arcia.

Arcia y otros vecinos de Solentiname, además de un empresario alemán ex amigo de Cardenal, acusaron en los tribunales de justicia al sacerdote por haberle robado propiedades y utilizado influencias para reprimir a campesinos pobres.

Ya hace cinco años, un juez dictó orden de captura contra Cardenal, pero el gobierno de la época, bajo la presidencia del derechista Enrique Bolaños, impidió que la policía cumpliera con la orden y el juicio quedó estancado desde entonces.

Obispo de los pobres neoliberal y privatista
Otro místico cortado por la misma tijera es al parecer el presidente de Paraguay Fernando Lugo, quien creó hoy por decreto el Consejo de Empresas Públicas que tendrá a su cargo “coordinar planes y programas de modernización de entes del Estado”.

La nueva dependencia del Poder Ejecutivo, está integrada por los ministros de Hacienda, Dionisio Borda; de Industria y Comercio, Martín Heisecke y de Obras Públicas, Efraín Alegre.

Los dos últimos, pertenecientes al conservador Partido Liberal Radical Auténtico, principal soporte político del gobierno de Lugo y de la alianza Patriótica para el Cambio que lo llevó al poder.

Según el decreto 163 firmado por Lugo, el Consejo, que tiene rango de Secretaría, tendrá como función “coordinar los planes y las estrategias de modernización y supervisión

You must be logged in to post a comment Login