Vivió Hispanoamérica en los 60 una reacción contra el Modernismo. Dictó el especialista estadounidense Noel Carroll conferencia en elCentro Cultural Universitario Tlatelolco.

México, 28 Ago (Notimex).- En España y en Hispanoamérica el
vanguardismo o “Avant-garde”, movimiento que precedió a los cambios
sociales de los años 60, reaccionó contra el Modernismo, cuyas
innovaciones resultaron insuficientes y caducas, afirmó anoche aquí
el filósofo estadounidense Noel Carroll.

Al dictar una Charla en el Centro Cultural Universitario
Tlatelolco, con motivo de los 40 años del movimiento social de 1968,
el catedrático de la Universidad de Temple, Filadelfia, explicó que
“vanguardia significaba innovar o liberar la cantidad de reglas y
estamentos que ya estaban establecidos por los movimientos
anteriores.

“Por eso se dice que la única regla del vanguardismo era no
respetar ninguna regla”, añadió Carroll, a quien se considera una
autoridad en los estudios de la estética del cine.

En ese sentido, se refirió a la expresión artística, por lo
común multidisciplinaria, surgida en 1950 caracterizada por la
participación de los espectadores, los “Happenings”.

Recordó que estos aparecieron en el siglo XX y fueron inventados
por pintores que sentían las restricciones del proyecto
vanguardista-modernista.

“Los avantgardistas” de los 60 hicieron posible un mundo de
arte pluralista contemporáneo, establecieron que el arte podría verse
y parecer cualquier cosa. El avant-garde de la sexta década del siglo
XX contribuyó a darle forma y temple a la retórica del futuro”, dijo.

Tal revolución y liberación en los concepto del arte, que se
registró en la pintura, literatura, danza, escultura y música, fue un
antecedente de los movimientos sociales y políticos que se
registraron a finales de dicha década, señaló Carroll.

“Los cambios que produjo el vanguardismo no afectaron sólo a la
literatura. En la arquitectura se desechó la simetría para dar paso a
la asimetría; en la pintura se rompió con las líneas, con las formas
y con los colores neutros y se rompió la perspectiva para darle paso
al grabado desordenado y ampuloso.

“En la escultura aparecieron las figuras amorfas que cada quien
interpreta según su forma de percibirlo, en la danza desaparecieron
todos los aditamentos y vestuarios clásicos para utilizar de mejor
forma la expresión corporal. En la música, al igual que en la
literatura, se produjeron los cambios más radicales”, puntualizó.

Subrayó que la revolución cultural que se suscitó hace cuatro
décadas fue resultado de la combinación de los cambios artísticos del
periodo, así como de los movimientos políticos surgidos en la época,
entre ellos la nueva izquierda en Estados Unidos.

Apuntó que a principios de esas fechas existieron varios
“avant-gardes”, algunos de los cuales fueron “eclipsados” por
movimientos emergentes, algunos de los cuales competían para
presagiar lo que iba a suceder.

Nacido en 1947, Noel Carroll es considerado una autoridad para
el análisis estético del cine, así como por obras de la filosofía,
teoría de medios y la historia. Entre sus publicaciones destaca “Una
filosofía del arte de masas”.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login