Abre espacio Encuentro de Circo Joven a expresión ritual indígena.

* La quinta edición inició con actos de Atayde Hermanos y nueve compañías más .

México, 29 Ago (Notimex).- A fin de crear un vínculo teórico
práctico en torno a la cultura y quehacer circense, la víspera inició
en esta ciudad el quinto Encuentro de Circo Joven organizado por el
Circo Atayde Hermanos y la Coordinación de Difusión de la Universidad
Autónoma Metropolitana (UAM).

En el encuentro dialogaron por primera vez tres identidades
culturales: La maroma indígena, el circo contemporáneo y el circo
clásico, informó el director de difusión de la empresa circense,
Federico Serrano, quien dijo que el objetivo es conocer las
propuestas de los jóvenes para desarrollar ese arte.

Serrano manifestó que la parte más revolucionaria de esta quinta
edición fue la presencia de los maromeros indígenas, quienes hicieron
actos entre la tierra y el cielo, en alambre tenso y una onda en la
que evolucionan realizando figuras acrobáticas. Con el encuentro, se
celebran los 120 años del Circo Atayde.

La misma fuente subrayó que la empresa circense fundada el 26 de
agosto de 1888 en Mazatlán, Sinaloa, y que en este 2008 celebra 120
años de trayectoria, sentará las bases de una futura Escuela Nacional
de Artes de Circo, pues es tiempo de que el espectáculo debe
vincularse con la academia.

En la actividad, realizada en la Carpa Astros, sede del Circo
Atayde, se presentaron nueve actos de agrupaciones independientes y
siete del elenco regular de la compañía del circo, además de que se
ofreció, por primera ocasión en la historia de éste, un número de
maromeros indígenas.

En opinión de Serrano, a diferencia de Francia, Cuba y Rusia,
países donde las artes circenses son apoyadas, valoradas y
difundidas, México no tiene una cultura de circo; no obstante que
existe en el país una gran tradición.

“Si logramos hacer que la academia se fije en el circo por medio
de investigaciones antropológicas, sociológicas, estéticas, musicales
e iconográficas, seremos un país revolucionario y de vanguardia en el
mundo entero”, dijo.

Tras adelantar que el Atayde está en pláticas con la UAM para
lograr algún estudio, señaló que ante la apabullante expansión del
circo europeo, mediante manifestaciones escénicas como las del Cirque
du Soleil, es urgente que los jóvenes se reconcilien con el circo
mexicano, lo redescubran, asistan a él y contribuyan para que esta
tradición se mantenga.

Sigue
Abre espacio. dos. mantenga.

En México, apuntó, se tiene el concepto de que ese espectáculo
es sólo infantil, lo cual es una apreciación errónea, ya que se trata
del arte del asombro y para eso no hay edad; “en el circo los niños
se entretienen, pero quienes comprenden la proeza, la elegancia, la
belleza, el rigor y la precisión de los actos son los adultos”.

Más adelante, manifestó que el circo debe ser pensado y
reflexionado para que siga vigente, porque se trata de un arte vivo
en permanente evolución, abierto a las tecnologías y la
experimentación, además de ser un espacio privilegiado para el
encuentro de la tradición y la modernidad.

En la actualidad no existe en México una escuela destinada a
enseñar las artes circenses, sin embargo, hay talleres promovidos por
compañías independientes como son los casos de Circo de Mente y Circo
Sentido, que desarrollan esta propuesta en el Museo Anahuacalli.

También en el Otro Circo que tiene su sede en los Viveros de
Coyoacán, y en la Casa de las Bombas, centro cultural de la Unidad
Iztapalapa, se encuentra un grupo de jóvenes acróbatas que practican
las artes del circo.

El titular de difusión del Circo Atayde adelantó que en
noviembre próximo iniciarán en el Centro Nacional de las Artes
(Cenart) una serie de cursos en torno a las artes del circo, donde
este circo será la sede del entrenamiento físico.

Por su parte, el jefe del Departamento de Artes Escénicas de la
UAM y director del Teatro Casa de la Paz, el dramaturgo Jaime Chabaud
Magnus, manifestó que existe en la actualidad un gran mov

You must be logged in to post a comment Login