Padilha: “Si hubiera sabido los riesgos, no habría hecho ‘Tropa de élite'”

PARIS (AFP) – “Si hubiera sabido los riesgos que íbamos a correr, no habría hecho la película”, declaró a la AFP el director brasileño José Padilha, cuya obra “Tropa de élite”, coronada con el Oso de Oro del Festival de Berlín, se estrena la semana próxima en Francia.

“Tropa de élite”, que desencadenó desde su presentación en el Festival de Berlín no pocas polémicas, narra la violenta acción en la lucha contra el tráfico de droga en las favelas de Río de una policía corrupta.

Ultraviolenta y filmada a un ritmo vertiginoso, la película tuvo los laureles de un gran festival internacional y un gran éxito de taquilla en Brasil, pero su ambigüedad le atrajo también ásperas críticas. La revista Variety la calificó incluso de “celebración de la violencia” y de obra “de reclutamiento para bestias fascistas”.

Críticas que el director brasileño rechaza: “Vincular mi película y el fascismo es ignorar el sentido de esta palabra. El fascismo es un movimiento político totalitario cuyo objetivo es controlar el Parlamento, los medios de comunicación, la educación. La policía de Río no trata de controlar todo, su violencia tiene un objetivo totalmente diferente”, argumenta Padilha en entrevista con la AFP.

En Brasil “en los últimos 20 años hubo ocho de gobierno comunista y cuatro de gobierno socialista, y la violencia siguió siendo la misma. Mi película muestra que la violencia en Brasil no es el resultado de una guerra privada entre la policía y los capos de la droga, como suele verse en el cine. Mi película es percibida como una provocación porque muestra que toda la sociedad, incluso las clases medias cuando deciden consumir droga, financia el tráfico de droga”, agregó.

El director evocó las dificultades que afrontó para hacer su película.

“Se puede rodar en una favela controlada por traficantes (es el caso de mi película, como también las de Fernando Meirelles o Walter Salles) cuando ellos lo autorizan. Hay dos maneras de obtener esa autorización: dirigirse a los jefes de las redes de traficantes o a las asociaciones de vecinos”, explicó, agregando que esta última alternativa “es más riesgosa, pero puede contribuir a reducir la influencia de los traficantes”.

“Hay que tratar de dar trabajo en el rodaje a los habitantes, ayudar a proyectos sociales, pero no dar dinero en efectivo, porque ese dinero terminará en el bolsillo de los traficantes”: esa fue la opción de Padilha, pero el director desaconseja a otros seguir sus pasos.

“No recomiendo mi método, puesto que cuatro colegas fueron secuestrados durante el rodaje, y se nos robó material. La filmación debió ser interrumpida durante dos semanas, y tuvimos que encontrar favelas sin tráfico de droga para seguir rodando”, cuenta.

“Hoy cuando repienso lo ocurrido me digo que si hubiera sabido los riesgos que íbamos a correr no hubiera hecho la película”, señala.

Y todo no terminó ahí. Cuando “Tropa de élite” estuvo terminada, el Batallón de Operaciones Especiales de la “policía trató de impedir su estreno”, señaló.

“Tuvimos suerte porque la justicia decidió rápidamente autorizar la exhibición de la película”, acotó.

El director reconoce que el haber sido premiado en Berlín ayudó a que la película fuera adquirida para ser distribuida en el extranjero, pero lo más importante para él fue recibir “el premio de manos de Costa-Gavras”.

“Fue simbólicamente muy importante para mí, porque Costa-Gavras es un verdadero héroe en América Latina, él comprende el continente, y comprende la película”, dijo.

You must be logged in to post a comment Login