Siguen presos 400 mexicanos luego de la mayor redada en EU

Miami.- Tres días después de la mayor redada de inmigrantes indocumentados en la historia de Estados Unidos, unos 400 mexicanos siguen en una prisión de Jena, en Louisiana, y sus casos eran revisados uno por uno por autoridades consulares.

El lunes pasado agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) arrestaron a 590 inmigrantes en la fábrica de transformadores Howard Industries de Laurel, Mississippi, tras una investigación de tres años.

La cónsul de México en Nueva Orleans, Andrea García Guerra, dijo que cinco funcionarios consulares se trasladaron desde el martes a Jena para entrevistar a los inmigrantes.

Indicó que entre los detenidos no hay mujeres, que todos se encuentran con buena salud y que varios abogados de organizaciones no gubernamentales se han ofrecido para colaborar en el cobro de salarios que los trabajadores dejaron pendientes.

“Existe siempre la posibilidad de la deportación, pero también hay que ver cual es la situación legal y familiar de cada uno de ellos caso por caso”, explicó la cónsul vía telefónica desde Nueva Orleans, donde se atiende a la comunidad mexicana de Mississippi.

Tras la redada aproximadamente 100 de los arrestados fueron liberados por razones humanitarias.

García Guerra dijo que en ese grupo hay varias mujeres mexicanas a las que se les puso un brazalete electrónico y se les dio una fecha de audiencia para que se presenten ante las autoridades migratorias.

Indicó que hasta el momento el ICE no les ha proporcionado una lista de nombres de los connacionales y dijo desconocer informes de prensa de que siete de los ocho detenidos enfrentan cargos criminales.

Según la versión digital del diaro Hattiesburg American de Mississippi los siete mexicanos fueron presentados este miércoles ante un juez en Hattiesburg acusados de cargos de robo de indentidad.

El juez Mike Parker ordenó que los ocho permanezcan detenidos sin derecho a fianza, negando una petición de libertad a Paula Gómez que tiene un hijo de cinco años de edad, y que no tiene quien lo cuide.

Gómez había estado trabajando durante tres años en Howard Industries bajo el nombre de Leonor García, según la acusación de la fiscalía. De ser hallados culpables los ocho enfrentan dos años de prisión y multas por 250 mil dólares.

Los reportes de prensa indican que durante la redada varios de los empleados sindicalizados aplaudieron al ver como los inmigrantes eran arrestados. Fricciones entre el sindicato y los inmigrantes orillaron a un sindicalizado a denunciarlos.

El ICE confirmó que uno de los empleados sindicalizados fue el que denunció a los inmigrantes.

El director de la cúpula sindical AFL-CIO en Mississippi, Robert Shaffer, dijo que ciudades como Jackson, Hattiesburgh y Laurel se han convertido en “pequeños méxicos”.

Pese a que dijo no estar en contra de que las personas trabajen, si se opone a que los contribuyentes subsidien una fábrica que no contrata a trabajadores legales locales.

La redada generó pánico entre las familias hispanas del pequeño poblado de Laurel, y varios de los comercios que atendian a los inmigrantes han bajado sus ventas, según las versiones de prensa.

La redada del lunes es considerada la mayor en la historia de Estados Unidos en un sólo lugar de trabajo y es parte de la ofensiva gubernamental contra la inmigración indocumentada, un punto que se ha tornado álgido rumbo a las elecciones presidenciales de noviembre.

Se estima que en Estados Unidos viven unos 12 millones de inmigrantes ilegales, por lo que esta comunidad se ha vuelto un tema clave para los dos aspirantes a la Presidencia: el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain.

Antes de la redada de Howard Industries, el pasado 12 de mayo el gobierno arrestó casi 400 empleados indocumentados en una fábrica en Iowa. En el 2006 en una operación coordinada en seis estados incluido Nebaraska fueron detenidos mil 297 indocumentados.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login