Hay que ahorrar agua al término del verano

(CL) En la medida que termina el verano y comienzan a descender las temperaturas, la idea de ahorrar agua podría parecer algo sin sentido.

El clima otoñal, con sus temperaturas más frías, no secan la vegetación como sí ocurre en el verano.

Además, los dueños de casas consumen menos agua al aire libre en otoño, independientemente de que se lo propongan o no.

Sin embargo, eso no le resta importancia al ahorro de agua durante todo el año. Las resoluciones de ser más ?verdes? en términos de agua para el próximo año pueden comenzar este mismo otoño.

Y al hacerlo, no sólo ayuda al medioambiente, sino también al bolsillo, protegiendo además la salud de la familia, y fortaleciendo el césped todo el año.

? Cuide la tierra. La tierra saludable retiene el agua, lo cual equivale a que el jardín no necesitará tanta agua el próximo verano cuando aumenten las temperaturas si la tierra es sólida y saludable.

En cuanto termine el verano, cave y compruebe la consistencia de la tierra (cuando está bien compacta), y si existe algún problema que pueda afectarla.

El otoño también puede ser una excelente oportunidad de enriquecer la tierra con abono vegetal, que puede incorporar nutrientes para ayudar a que las plantas tengan raíces más profundas, y a ser más resistentes contra las enfermedades, manteniendo su atractivo estético todo el año.

? Considere plantas nuevas. Las plantas que elija también contribuirán al ahorro de agua.

Ciertas plantas son resistentes a la sequía, lo cual las hace más efectivas en regiones donde no llueve demasiado en un clima más cálido.

Además, las plantas resistentes a las plagas son mejores para todo el que desee ahorrar agua.

Por supuesto, la región en la que habita desempeña un papel importante en lo que debe sembrar. Consulte con un jardinero profesional para conocer sus opciones.

? Riego más efectivo. Aunque muchos afirman que el sol y las altas temperaturas son las causas principales de los problemas del césped y los jardines, con frecuencia la razón está en el agua.

El riego excesivo es una reacción común que hace más daño que bien al césped o el jardín en los meses de verano, pues evita que el césped y los jardines obtengan el oxígeno necesario, haciéndolos más vulnerables a las enfermedades.

Además, puede afectar la salud de su familia, pues un efecto colateral es el derrame de fertilizantes y pesticidas en ríos y lagos, contaminando las reservas de agua. Consulte a un profesional para ver cuál es el mejor método de riego.

Cada región tiene sus propias características al respecto, pero todas comparten los problemas que provoca el riego excesivo.

? Considere la eliminación de los pesticidas. Los defensores de la conservación del agua no favorecen generalmente el uso de pesticidas.

Los pesticidas pueden en última instancia contaminar las reservas de agua si se producen filtraciones y derrames, los cuales pueden negativamente los caudales acuíferos y la vida silvestre.

Además, los pesticidas no discriminan entre los insectos que controlan, y eliminan con frecuencia a gusanos e insectos beneficiosos que pueden proteger el césped y los jardines, disminuyendo la dependencia del agua.

La efectividad de abandonar el uso de pesticidas dependerá de lo que haya sembrado.

Las plantas que han confrontado problemas deben ser sustituidas por otras resistentes a las plagas para ahorrar y conservar el agua, y eliminar la necesidad de pesticidas.

En muchas ocasiones, se aplican pesticidas a problemas que se podían haber evitado.

Al hacer frente a estos problemas en otoño, ahorrará más agua cuando llegue el verano.

You must be logged in to post a comment Login