Una buena oportunidad para hacer renovaciones en casa

(CL) La desaceleración del mercado de viviendas podría constituir una ventaja para todo el que desee realizar renovaciones en su hogar.

Eso debido a que, en la medida que se construyen menos casas, y aumentan los embargos hipotecarios, hay más contratistas y constructores disponibles.

Las renovaciones son una buena inversión para el propietario en busca de mejoras en vez de mudarse a una vivienda más grande.

Una vez que se recupere el mercado, si se decide a vender, dichas renovaciones serán un factor decisivo para comercializar su casa.

En los últimos años, los contratistas podían ajustar los precios para que coincidieran con el floreciente mercado de viviendas.

Sin embargo, en la actualidad están más dispuestos a negociar, especialmente porque no pueden dedicarse a proyectos de más envergadura debido a la situación actual.

Los contratistas saben que deben competir con otros para conseguir trabajo, por lo que un precio atractivo podría influir grandemente en la decisión del cliente.

Ahora es el momento preciso para buscar un especialista que se dedique a esos proyectos de reparación y renovaciones que en otros años hubieran sido incosteables.

Probablemente se podrá hasta negociar el precio deseado. A la hora de considerar un contratista en cualquier mercado, es importante seguir estos consejos para una seguridad y protección financiera.

1. Escoger a un contratista respetable que haga trabajos de calidad. Si se investiga consecuentemente, se podrá eliminar a los contratistas faltos de experiencia o con pocas credenciales, seleccionando a quien se conoce realmente su trabajo.

Evitar seleccionar a alguien por un volante que dejaron en el buzón, o porque tocaron a la puerta ofreciéndose para arreglar el techo.

2. Pedir recomendaciones. Los amigos y familiares pueden proporcionar recomendaciones para realizar renovaciones que no sean de gran envergadura.

Pero en caso de proyectos más sustanciales, buscar la ayuda de servicios profesionales, como la Asociación Nacional de la Industria de Remodelación (National Association of the Remodeling Industry, NARI).

También buscar el Consejo de Remodeladores de la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas (Remodelers Council of the National Association of Home Builders).

3. Pedir referencias a cualquiera que esté considerando para un proyecto de renovación. Llamar al menos de tres a cinco personas de la lista que proporcione el contratista, y preguntarles si están satisfechas con el trabajo realizado.

4. Protejerse a si mismo y otras personas garantizando que el contratista o constructor cuente con el seguro apropiado. El seguro lo protege al propietario, al contratista y a cualquier persona que trabaje bajo su supervisión.

5. Desconfiar de los contratos que exigen el pago de enormes sumas iniciales. Los contratistas de prestigio acordarán un calendario de pagos justo, consistente en varios abonos hasta la conclusión del trabajo.

6. Firmar un contrato que contenga todos los acuerdos referentes al trabajo de renovación.

Esto equivale a protección para el propietario y el contratista, pues garantiza que éste podrá renegociar si sequiere cambiar de planes a mitad del proyecto.

Además, protege al propietario de incurrir en penalidades si el contratista no termina el trabajo a tiempo. Además, garantiza que los subcontratistas cedan el derecho a solicitar el embargo de la casa si el contratista principal no paga.

You must be logged in to post a comment Login