Entrega EU a Irak control del ex bastión insurgente de Anbar

Madrid.- Las fuerzas estadunidenses entregaron formalmente al gobierno iraquí el control de la provincia occidental de Anbar, otrora bastión de la insurgencia sunnita, reportó el lunes la cadena informativa árabe Al Yazira.

Estados Unidos tiene actualmente 28 mil soldados en Anbar, en comparación con los 37 mil de febrero, mientras que el número de soldados y policías iraquíes se ha elevado de cinco mil hace tres años a 37 mil en la actualidad.

“Nuestras fuerzas están listas para asumir la responsabilidad por la seguridad. Están controlando la situación”, dijo el jefe de la policía en Anbar, Majid al-Assafi.

Fuentes militares dijeron que el número de efectivos estadunidenses continuará descendiendo, pero no habrá un retiro total inmediato.

Inicialmente programada para marzo, la entrega de Anbar fue pospuesta para junio, cuando volvió a aplazarse para julio.

Funcionarios estadunidenses atribuyeron el retraso de junio a una tormenta de arena, y en julio un desacuerdo entre el gobernador de la provincia y el gobierno central iraquí sobre el control de las fuerzas de seguridad provocó otro aplazamiento.

Desde la invasión encabezada por Estados Unidos en 2003, muchos miembros de las tribus sunnitas de Anbar se unieron a Al Qaeda y otros grupos insurgentes. Diversas ciudades en la provincia, como Ramadi y Faluya, formaban parte del llamado “triángulo de la muerte”.

En Anbar han perdido la vida más de una cuarta parte de todos los soldados estadunidenses muertos en Irak.

La captura y asesinato en Faluya en marzo de 2004 de cuatro contratistas estadunidenses, cuyos cadáveres quemados fueron arrastrados por las calles- marcó el punto más bajo de los esfuerzos de Estados Unidos por pacificar la provincia.

Pero a finales de 2006, Anbar comenzó un cambio radical después de que líderes tribales sunnitas dieron la espalda a Al Qaeda, acusando al grupo de querer dominar la insurgencia.

Apoyados con fondos estadunidenses, los líderes formaron los “Consejos Despertar” y comenzaron a asumir el control de la seguridad.

La seguridad en Anbar mejoró notablemente, pero los Consejos continúan siendo una fuerza militar y política independiente del gobierno iraquí. Persisten las dudas acerca de cómo trabajarán los grupos tribales con las autoridades nacionales.

Con la transferencia de Anbar, los iraquíes controlarán la seguridad en 11 de las 18 provincias del país.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login