Rinden homenaje luctuoso en Ecuador a "Obispo de los Indios"

Quito.- El gobierno, organizaciones sociales e indígenas de Ecuador rindieron el domingo un homenaje a monseñor Leonidas Proaño, el “Obispo de los Indios” y figura destacada de la Teología de la Liberación en América Latina.

El acto, que se realizó en la diócesis de Riobamba, 180 kilómetros al sur de Quito y donde monseñor Proaño fue obispo, contó con la presencia del presidente Rafael Correa y miembros de su gabinete.

Proaño falleció en agosto de 1988, a los 78 años y al cabo de un ministerio en la zona andina del país, de mayoría indígena.

El ministerio de Proaño estuvo marcado por su defensa y su obra en favor de los pueblos autóctonos, especialmente en el campo de la educación.

En el acto, el presidente Correa destacó el perfil de la acción de monseñor Proaño, cuya obra coincidió con el florecimiento de la Teología de la Liberación en la región.

En el acto, el gobierno ecuatoriano declaró Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado a la obra y pensamiento de monseñor Proaño.

Durante su gestión pastoral en Riobamba, capital de la provincia de Chimborazo, luchó contra la explotación de los terratenientes de la zona y puso en marcha un programa de reforma agraria, con la entrega de tierras de la Iglesia a los indígenas.

Además, inició el proyecto de Escuelas Radiofónicas Populares (ERPE) bajo el lema “Educar es Liberar”, dictó cursos de alfabetización y aritmética en quichua y español y creó centros de capacitación técnica para los indígenas.

De igual forma integró equipos de misioneros en América Latina.

La obra misionera de Proaño le mereció el Premio Bruno Kreisky en Viena, Austria, y la nominación al Premio Nobel de la Paz en 1986, además los doctorados honoris causa de la Escuela Politécnica de Chimborazo y de la Politécnica Nacional de Ecuador.

Pero también le mereció el calificativo de “comunista” que le endilgaron los adversarios de esa obra.

“Me han dicho que soy un Obispo ‘rojo’, comunista. Yo me confieso cristiano. Un sacerdote, un obispo que se ha esforzado por ser cristiano. Y por lo tanto, no debo tener miedo a las calumnias, las amenazas, ni la muerte”, dijo alguna vez.

“Si trabajar cristianamente por la paz, la justicia y los derechos humanos de los más pobres es ser ‘rojo’, ojalá que todos nos volviéramos siquiera “colorados”, añadió.

En julio pasado, poco antes de terminar sus labores, la Asamblea Constituyente de Ecuador, lo declaró personaje símbolo nacional y ejemplo de lucha contra la opresión, la exclusión y la marginalidad.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login