Spanair decidió a último momento no cambiar avión: El País

Madrid.- La aerolínea Spanair decidió en el último momento no cambiar el MD-82 que se accidentó el 20 de agosto causando la muerte de 154 personas y dejando heridas a otras 18 heridos, publicó el lunes el diario español El País.

El rotativo español señaló la versión de un empleado del aeropuerto madrileño de Barajas identificado como “Enrique A.”, cuya misión el 20 de agosto era coordinar a los aviones que estaban en pista y que vivió todos los momentos previos al siniestro.

“Si hay un empleado del aeropuerto de Barajas que lo pasó especialmente mal el día del accidente del MD-82 de Spanair, ése es Enrique A”, resaltó.

Explicó que a las 13:42 horas del día fatal, Enrique acudió al aparcamiento número 11 de Barajas, donde se dirigía el avión del vuelo JK5022 después de que su comandante, Antonio García Luna, detectó un problema técnico.

Todo comenzó cuando a las 13:30 horas, García Luna, con el avión ya en la cabecera de la pista, observó en el tablero de la nave que el calefactor externo estaba encendido.

Ese dispositivo es una resistencia que inyecta calor a los motores para que éstos, cuando el avión vuela a gran altura, no se congelen, pero sólo se activa cuando el avión está en el aire, no en tierra y menos en pleno mes de agosto, por lo que García Luna decidió regresar.

El País apuntó que “siguiendo instrucciones de sus superiores, Enrique fue allí para ayudar al comandante en lo que éste le pidiese; compartió con él los últimos 30 minutos previos a la tragedia”.

Subrayó que de la conversación que mantuvieron ambos en ese tiempo, y que Enrique ha descrito a la Guardia Civil, se deduce que justo al regresar al “parking”, el comandante tenía la convicción de que les iban a cambiar el avión.

Expuso que tan es así que García Luna llegó a solicitar verbalmente a Enrique dos autobuses que transportasen a los pasajeros, que aún permanecían en el MD-82, a la otra aeronave.

Los dos autobuses permanecieron más de 10 minutos a pie de avión, vacíos. Luego se fueron también vacías, ante la mirada de los pasajeros, añadió.

En forma paralela a todo esto, un empleado de Barajas, desde la oficina de Spanair, llamó a la sede central de la compañía, en Palma de Mallorca, para informar del incidente, indicó el diario.

Aseguró que los responsables de Spanair señalaron que, si fuera necesario, había otro aparato de la compañía “disponible” en Barajas para suplir cualquier incidencia.

Enrique A. relató que unos técnicos subieron a revisar la avería que había detectado García Luna y unos 15 minutos después bajaron, por lo que él subió a hablar con el piloto, quien le comunicó que no había cambio de avión.

Enrique A. sostuvo que en todo momento notó en el comandante una actitud “seria y muy profesional”, y bajó las escalerillas para transmitir a sus superiores la orden del comandante.

Enrique A. se quedó en el aparcamiento 11 viendo el recorrido hacia la pista de despegue del MD-82. Antes, vio despegar con normalidad otra nave de Spanair. Pero no apartó sus ojos de la pista. Y esperó la salida del JK5022.

El País refirió que todo era aparentemente normal hasta que notó, casi al final de la pista, que el avión se balanceaba, e incluso lo vio levantar el morro y seguidamente perder altura.

“Segundos después lo perdió de vista, pero sin verle ascender. Corrió hacia la oficina. En el trayecto, en la lejanía, vio una polvareda y poco después una nube de humo negruzco”, relató el rotativo.

“Al llegar a la oficina, pálido, solo acertó a balbucear ante sus compañeros: el avión se ha caído, el avión se ha caído. Y empezó a llorar”, concluyó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login