Al menos 38 muertos deja el huracán Hanna en Haití, que teme por Ike

PUERTO PRINCIPE (AFP) – A nueve días del devastador paso del huracán Gustav y a dos semanas de la mortífera tormenta tropical Fay, Haití sufrió el embate de Hanna, que dejó casi 40 muertos y decenas de miles de damnificados por las inundaciones, informaron el miércoles las autoridades.

La más afectada fue Gonaives, una ciudad de 300.000 habitantes situada en el noroeste de Haití a 152 km de Puerto Príncipe, que quedó totalmente inundada por el azote del ciclón el lunes, con hasta tres metros de agua en algunos barrios.

Pero el balance podría seguir aumentando, según una responsable de la Protección Civil de Gonaives, Youdeline Joseph. “Todavía no podemos establecer un balance, pero tengo la impresión de que hay muchos muertos”, declaró Joseph a la AFP.

El ministro del Interior, Paul-Antoine Bien-Aimé, se dirigió a Gonaives, mientras que la misión de la ONU en Haití anunció el envío de refuerzos.

Pero “considerando las condiciones del tiempo, nuestros helicópteros no pueden despegar, los camiones y los blindados no pueden circular”, declaró la portavoz de la misión, Sophie Boutaud de la Combe.

Esta temporada, Haití ya sufrió los embates del huracán Gustav, que dejó 77 muertos la semana pasada, y de la tormenta tropical Fay, que dejó unas cuarenta víctimas hace dos semanas.

En la vecina República Dominicana unas 7.500 personas se mantenían evacuadas este miércoles debido a lluvias y desbordes de ríos causados por el paso del huracán, informaron portavoces oficiales.

El ciclón fue degradado a tormenta tropical el martes al avanzar hacia Bahamas, donde amenazaba con transformarse de nuevo en huracán en las cálidas aguas del Caribe, de aquí al jueves, antes de alcanzar costas estadounidenses el sábado, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.

El NHC dijo que Hanna probablemente aumente su velocidad de desplazamiento con rumbo noroeste directo hacia Nassau, adonde se prevé que llegue al mediodía del jueves antes de tocar la isla Gran Bahama.

Hanna podría intesificarse y retomar la fuerza de huracán en su camino hacia esos importantes centros turísticos del Caribe, generando grandes olas de hasta 1,5 metros de altura, añadió el centro con sede en Miami.

En su informe de las 17H00 GMT, el NHC colocó a Hanna sobre las islas Caicos y a la tormenta tropical Ike a unos 1.200 km al este-noreste de las islas Leeward.

Los servicios de emergencia estadounidenses se preparaban para recibir el sábado a Hanna, que se prevé que golpee tierra como huracán a la altura de la frontera entre los estados de Georgia y Florida, en el sudeste del país.

Pero la región ya volcaba sus ojos sobre otras dos tormentas tropicales formadas en el Atlántico, Ike y Josephine, con Ike amenazando con seguir el rumbo de Hanna.

El gobierno de Bahamas emitió una advertencia de huracán para las islas del noroeste del archipiélago válido hasta el jueves. En Freeport en Gran Bahama, los turistas apuraban su retirada y algunos de los principales hoteles reportaron una tasa de ocupación de apenas 20%.

En Estados Unidos, los fuertes vientos desatados por Hanna obligaron a la agencia espacial a suspender el traslado del transbordador Atlantis a su plataforma de lanzamiento en Cabo Cañaveral, Florida (sudeste). Según dijo la NASA, la nave será trasladada el jueves.

El presidente George W. Bush recorría el miércoles las ciudades afectadas por Gustav en el sur de Luisiana mientras cientos de miles retornaban a sus hogares a ver los efectos del ciclón que dejó siete muertos en el sureste del país.

Por su parte, Cuba encara una cruda emergencia tras el paso demoledor de Gustav por el oeste de la isla, donde miles quedaron sin techo y urgidos de alimentos, y son multimillonarios los daños en infraestructura y cultivos, en lo que Fidel Castro comparó con la desolación de un “golpe nuclear”.

En uno de los mayores éxodos de la historia de Estados Unidos, unos dos millones de

You must be logged in to post a comment Login