.Comparten Vicente Leñero y Juan Villoro experiencias literarias.

México, 3 Sep (Notimex).- Los literatos Vicente Leñero y Juan
Villoro compartieron anoche sus experiencias profesionales durante el
ciclo “La hora del amigo. Escritores al 2×1”, en el que hablaron, por
ejemplo, de la revisión o no de sus textos después de publicados.

Así, Leñero, ganador del Premio Biblioteca Breve 1963 por “Los
albañiles”, aclaro que no gusta de revisar lo que publica “porque eso
nada más serviría para corregirlos, y mis errores los enmiendo en los
siguientes trabajos, por eso sigo y escribiendo, en una corrección
eterna”.

En la Casa Refugio Citlaltépetl, el dramaturgo y narrador nacido
en Guadalajara, Jalisco, comentó que “tal vez por eso Juan Rulfo sólo
escribió dos libros, porque nada tenía que corregir a sus escritos”.

La noche fue interactiva, con gran participación del público. En
ese marco, Leñero declaró que “cuando yo no tengo más ideas, ni mucha
imaginación, saqueo mis propias obras y la misma historia la hago
teatro, película o pieza de teatro”

Al hablar del concepto “derrota”, a propuesta de un joven
asistente, sentenció que “la mitad de mis libros son una derrota para
mí, pero fueron, al mismo tiempo, escalones que me llevaron a lo que
seguía”.

En su turno, Juan Villoro, narrador, cronista y ensayista de la
Ciudad de México, comentó que al leer una página escrita por él
muchas veces le asombra tanto que piensa fue escrita por otro, pero
entonces ya no se siente tan orgulloso de ese texto, porque llega a
sentirlo un tanto cuanto ajeno.

“No hay nada peor que una persona satisfecha con su obra; esa es
la muerte intelectual”, añadió el creador de “El testigo”, ganadora
del Premio Herralde de novela.

Entre los asistentes, alguien pidió consejo a los escritores
porque escribía un texto y parecía fluctuar entre un cuento o una
novela y no quería terminar por producir un híbrido, sin pies ni
cabeza.

Ambos autores le dijeron que “si no se puede resolver entre
hacer un cuento o una novela, bien se puede elaborar un
cuento-novela, donde se pondera tanto a los personajes (la segunda)
como a la historia (el primero). Existe ese género y muchos
escritores de México y el mundo lo han cultivado con éxito”.

La reunión fue moderada por Fernando Fernández, director de
Publicaciones del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes
(Conaculta), quien recordó que las obras de Leñero y Villoro viajan
por el periodismo, ficción y recuento de las expresiones nacionales.

Sigue

Comparten Vicente. dos. nacionales

De Juan Villoro recordó que su libro “El profesor Zíper y la
fabulosa guitarra eléctrica” apareció en la Lista de Honor 1993 del
Ibby en Suiza, como mejor libro para niños publicado en México. En
1993, la traducción de su “El disparo de Argón” ingresó en la lista
de los 10 mejores libros publicados en Alemania.

Otros de sus títulos son “El rock en silencio”, “Examen de
conciencia”, “La alcoba dormida”, “Tiempo transcurrido”, “Palmeras de
la brisa rápida”, “Un viaje a Yucatán”, “Los once de la tribu”,
“Safari accidental”, “El mariscal de campo” y “La noche navegable”.

Por su parte, Leñero ha recibido el Premio Juan Ruiz de Alarcón
a la mejor obra estrenada en México en 1979, por “La mudanza”; el
Premio Mazatlán de Literatura 1987, por “Puros cuentos”; los premios
a la mejor obra del año otorgados por la Agrupación de Periodistas
Teatrales y El Heraldo en 1988, por “Nadie sabe nada”.

Ganó también el Premio Nacional de Literatura y Lingüística 2001
y la medalla Salvador Toscano 2008 que otorga la Cineteca Nacional,
la Fundación Carmen Toscano y la Academia Mexicana de Artes y
Ciencias Cinematográficas, en reconocimiento a su obra como guionista
cinematográfico.

Al final, Villoro recordó que el dramaturgo Víctor Hugo Rascón
Banda, recientemente fallecido, habló sobre el teatro mexicano en su
discurso de ingreso a la Academia Mexicana de la Lengua y “dijo que
Vicente Leñero es el autor más censurado en la historia del teatro
nacional”.

El ciclo “La h

You must be logged in to post a comment Login