Avanza lucha contra SIDA con decisión brasileña sobre patente médica

Montreal.- La decisión de Brasil de rechazar el pedido de patente de la firma californiana Gilead Sciences para su antirretroviral Tenofovir, que forma parte de la “triple terapia” contra el SIDA, es vista como un paso en el combate de esa enfermedad.

La decisión de la oficina de patentes de Brasil de rechazar el pedido de Gilead para su fármaco Viread (Tenofovir) fue saludada por la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) porque permitirá un mayor acceso de la “triple terapia” antirretroviral en Brasil.

Esta decisión es vista por organizaciones que lucha contra el SIDA como un importante precedente para liberar en países en desarrollo la producción de los antirretrovirales que forman por el momento la única línea para ralentizar la progresión del SIDA.

El Viread es uno de los antirretrovirales utilizados para reducir la carga viral del (retro) virus de inmunodeficiencia en los humanos (VIH), que provoca el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

Tido von Schoen-Angerer, director ejecutivo de la campaña de MSF para ampliar el acceso a esta triple terapia, calificó de crucial un más amplio acceso de este fármaco que la organización Mundial de Salud (OMS) recomienda para las personas afectadas por el SIDA.

En efecto, la OMS aprobó que éste fármaco fuera producido en India para bajar su costo de mil 387 dólares anuales en la versión patentada de Gilead -para el tratamiento de un seropositivo- a 158 dólares en la versión genérica.

Los organismos vinculados a la lucha contra el SIDA afirman que gracias a esta triple terapia y los esfuerzos para ponerla al alcance de los seropositivos en países pobres y en desarrollo se han logrado disminuir la mortalidad y frenar el ritmo de expansión de esa pandemia de SIDA.

El doctor Julio Montaner, presidente de la Sociedad Internacional del SIDA, y director del Centro de Excelencia para el VIH/SIDA en Colombia Británica, Canadá, destacó la importancia de la triple terapia con antirretrovirales.

Esta ha sido también la experiencia en Brasil, donde según el ministerio de Salud hay 31 mil 300 pacientes en el tratamiento gratuito con antirretrovirales, lo que justifica el “interés público” en negar la patente a Gilead.

Con esta decisión y apoyándose en las reglas de la OMS, Brasil podrá producir su propia versión genérica de Tenofovir o importar la producida en India para sus programas públicos de tratamiento gratuito.

En su intervención en México durante la 17 Conferencia Internacional sobre el SIDA, el doctor Montaner recordó que dos millones 700 mil personas fueron infectadas con el VIH en el 2007, y que dos millones murieron por el SIDA.

En 2007 Brasil también negó una patente de la farmacéutica Merck & Co. para su fármaco Efavirens, abriendo la importación de la versión genérica de India.

En Canadá, donde se adoptó una ley para facilitar la producción de fármacos genéricos destinados a la lucha contra el SIDA en Africa, los resultados de esa legislación siguen sin ser vistos, según los activistas canadienses.

La legislación existe pero las regulaciones siguen permitiendo a las farmacéuticas demoren los pedidos de autorización de las empresas que fabrican genéricos.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login