Contrasta calma de Gustav con caos de Katrina en 2005

Dallas.- La relativa calma que se reporta el miércoles en Nueva Orleans, a dos días del paso del huracán Gustav, contrasta de manera considerable con el caos que reinó luego que Katrina azotó esa ciudad el 29 agosto de 2005.

Hace tres años, gran parte de Nueva Orleans fue cubierta por el agua, al ceder los diques que protegían sus áreas ubicadas debajo del nivel del mar.

Entonces, la escasa planeación y coordinación de las autoridades, provocó que más de 50 mil personas quedaran atrapadas en el estadio Superdome, el centro de convenciones de la ciudad e incluso en los puentes de varias autopistas.

Ahora, tras el paso de Gustav, Nueva Orleans permanece seca, sin inundaciones en sus calles, luego que esta vez los diques resistieron la prueba del huracán que ingreso a tierra al oeste de esa ciudad el lunes.

El sistema de diques comenzó a ser reparado por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, tras la destrucción dejada por Katrina.

El proyecto de reparación está a la mitad de los seis años proyectados para concluirlo, pero este lunes aguantó su primera gran prueba.

La inundación causada por Katrina contribuyó para que la cifra de muertos dejadas por ese huracán se elevara a unos mil 500 y decenas de miles de personas resultaran damnificadas.

Gustav, en cambio, ha provocado hasta ahora 10 muertos, la mayor parte de ellos de manera indirecta en accidentes automovilísticos registrados durante la evacuación y sólo un par en forma directa por la caída de árboles.

Los 240 mil residentes de Nueva Orleans que evacuaron el pasado fin de semana en anticipación a Gustav, fueron autorizados este miércoles a regresar a sus viviendas, tan sólo 48 horas después del paso del huracán.

En contraste, hace tres años, quienes evacuaron Nueva Orleans por Katrina no pudieron regresar a la ciudad en semanas y algunos hasta meses después.

“La coordinación en esta tormenta es mucho mejor que durante Katrina”, reconoció el presidente estadunidense George W. Bush, el lunes durante su visita al Centro de Operaciones de Emergencias de Texas en Austin.

El director de la Agencia de Administración Federal de Emergencias (FEMA), David Paulison, explicó por su parte que tras Katrina, el gobierno federal “cambio la filosofía de cómo responder a un desastre”.

“Durante Katrina se notó que los autobuses (para transportar evacuados) no llegaron hasta que la tormenta tocó tierra, los equipos de búsqueda y rescate tampoco llegaron hasta después de que tocó tierra; las ambulancias no llegaron hasta que tocó tierra”, dijo.

Ahora, aseguró, “todas estas cosas fueron colocadas en el lugar antes de la tormenta. Cientos de autobuses, cientos de ambulancias, docenas de equipos de búsqueda y rescate, todo el abastecimiento, esta posicionado”, afirmó el funcionario federal.

El daño económico dejado por Gustav en la zona aún no ha sido determinado, pero es claro que éste será también mucho menor en comparación al de Katrina.

Estimaciones preliminares de las compañías de seguros esperan cubrir daños a la propiedad por entre dos mil y 10 mil millones de dólares, un costo alto, pero mucho menor a los 41 mil millones de dólares en pérdidas causados por Katrina.

El vocero del Puerto de Nueva Orleans, Chris Bonura, dijo que aún es temprano para determinar los daños económicos a la infraestructura de esa terminal, sin embargo, indicó que éstos “parecen ser ligeros” en especial en comparación con Katrina.

Bonura explicó que la mayor parte de las instalaciones del puerto se encuentran en el río Mississippi y el daño ahí ha sido “mínimo”.

“Hay algunas cosas, aquí y allá, letreros derribados, cercos tumbados, transformadores dañados”, pero eso es todo, afirmó.

Entergy Corp, la compañía proveedora de electricidad al sur de Louisiana, informó que unas 825 mil viviendas y negocios se quedaron sin electricidad por Gustav.

Este fue el segundo mayor apagón registrado en la zona, superado sólo por Katrina, que dejó en la obscuridad a un millón

You must be logged in to post a comment Login