La mexicana Eugenia Marcos expone sus apetitosos cuadros en París

PARÍS (AFP) – El Instituto de México de París inicia el jueves su temporada de cultura con una exposición en la que el arte evoca la gastronomía, y el placer de la vista invita a los que aportan el gusto y el aroma: “Los colores y los sabores” de la pintora Eugenia Marcos.

Eugenia Marcos pinta solamente vegetales, pero la frase es reductora. Sus cuadros son un estallido de colores en los que frutas, hortalizas y legumbres cobran vida, evocan un mundo de olores, de sabores, de mixturas y preparaciones para las que el paladar se prepara.

Cada uno de ellos presenta uno o varios productos de la tierra, declinados en colores, agrupados o alineados de manera gráfica o, de vez en cuando, presentados en un canasto o en una mesa de cocina, pero en su conjunto aparecen como un alegre homenaje a la tradición culinaria mexicana.

“Aquí está prácticamente todo lo que México ha dado al mundo en cuestión de ingredientes gastronómicos”, declara la artista en entrevista dada a la AFP poco antes de la inauguración de la exposición.

Eugenia Marcos tiene dos pasiones; la pintura y la cocina.

“Pinto lo que cocino y cocino lo que pinto. Voy al mercado y ahí están mis modelos. Algunos terminan plasmados en un lienzo y otros terminan en la panza”, dice riendo.

Pese a ello, salvo en dos excepciones del casi medio centenar de óleos y grabados que forman la exposición, la composición de sus obras hace que dificilmente puedan ser calificadas de naturalezas muertas.

“En una época pinté naturalezas muertas, pero quise salir de eso para crear un lenguaje distinto con los mismos elementos”, afirma.

La artista mexicana recalca que tiene “la misma relación con la pintura y con la cocina”.

“Es apasionante ese cambio, ese arte de transformar algo que se encuentra en un estado crudo en un mercado y después se convierte en otra cosa. Con la pintura es igual: sacas del tubo un color, pero hay que tratarlo, mezclarlo, hay que verlo y ver con que otros colores lo vas a ir cocinando”, añade riendo.

Muchos de los cuadros de la muestra tienen por personajes los chiles y sus innumerables variedades. Las berenjenas, las naranjas, los tomates o las mazorcas de maíz son los protagonistas de otros. En uno de los óleos, están agrupados en una mesa de cocina todos los ingredientes para prepar un plato tradicional mexicano, los chiles en nogada.

Más allá, los vegetales están agrupados delante de una ventana, la de la cocina, tras la cual se ven las hojas de un árbol. Fuera del marco, se adivina la presencia de la cocinera. Otra tela despliega todas las frutas y verduras que pueden encontrarse en cualquier mercado de México.

La variedad de colores remite a esos mercados. “Todo en ellos es color, color y color, por eso hago los fondos en tonos blancos y beiges, para aplacar un poco el estallido de colores, para evitar que el cuadro se torne folclórico”, dice Eugenia Marcos.

La pintora declara que su pasión por la cocina le viene de familia. “Crecí con esa cultura, con el amor y el gozo de la comida. Para mí, cocinar es un placer. Y un día emmpecé a mezclar mi profesión de pintora con mi otra pasión”, explica.

You must be logged in to post a comment Login