.Logra artista mexicano reinterpretar la obra de Pieter Brueghel.

México, 4 Sep (Notimex).- A través del leguaje gráfico y las
formas modernas, la obra de Pieter Brueghel, pintor flamenco muerto
el 5 de septiembre de 1569, “El triunfo de la muerte”, adquiere un
aliento contemporáneo en las manos del artista mexicano Artemio
Rodríguez.

El creador mexicano presentó en Michoacán su exposición “Un
grabado monumental y 80 ilustraciones para poemas de José Rubén
Romero”, que incluye un mural en el que da cuenta de la percepción de
la muerte en la Europa del siglo XV a la sombra de las guerras y las
pestes.

Este trabajo de reinterpretación en mural de la obra Brueghel lo
consiguió Rodríguez mediante la técnica de grabado en triplay, en una
pieza aproximada de tres por cuatro metros, del que además hizo un
tiraje de 10 piezas, de las que la mitad han sido adquiridas por
museos en Nueva York, Los Angeles y Michoacán.

Pieter Brueghel, considerado una de las grandes figuras de la
pintura flamenca del siglo XVI, mejor conocido como “El viejo”,
plasmó en cada una de sus obras paisajes y escenas campesinas que lo
hicieron trascender más allá de su muerte.

Fue un maestro del trazo y del color, su obra es producto de una
visión panorámica del mundo y abarca desde la pintura religiosa
alegórica hasta las sencillas escenas de la vida campesina
transformadas en arte.

Nacido en 1525 en la ciudad de Breda, Brabante (hoy Holanda),
Brueghel fue el mayor y el más destacado de una familia de artistas
que trabajó hasta el siglo XVII.

Fue discípulo de Pieter Coecker y en 1551 ingresó al gremio de
pintores de Amberes. Más tarde, viajó a Francia, Italia y Suiza,
donde cultivó el pintar de los artistas del Renacimiento.

Asimismo, permaneció una temporada en el taller de un maestro
siciliano, donde logró una importante colección de dibujos sobre el
paisaje de los Alpes.

Con la técnica obtenida en Italia, Brueghel realizó obras con
ciertos temas moralizantes en los que se incluyeron ilustraciones a
refranes típicos, algo que en esa época también habían realizado
algunos pintores como El Bosco.

Después, se trasladó a Bruselas (1551), donde contrajo
matrimonio con María Coecker, con quien procrearía a sus dos hijos:
Pieter y Juan, siendo ésta su época de mayor producción pictográfica.

Sigue

Logra artista mexicano. dos. pictográfico

Según sus biógrafos, el apelativo de “El viejo” se le debe a que
su hijo mayor, también pintor, llevó los mismos nombres y apellidos y
por lo tanto el sobrenombre de “El joven”.

Muchas de sus obras se deben a encargo de famosos personajes
como el banquero Niclaes Jonghelinck, para quien pintó la famosa
serie de los “Meses” que incluye “Cazadores en la nieve” y “La vuelta
del ganado”, entre otras.

También, destacan las realizadas en torno a las estaciones del
año, las huella de la nieve sobre los techos de los casas, el
movimiento de las aves en distintas épocas del año y las actividades
cotidianas de habitantes de pequeñas aldeas campesinas.

Entre sus obras más importantes destacan “Cazadores en la nieve”
(1565) y “Urracas en la horca”, (1568), en las que deja ver su
habilidad para captar las cualidades climáticas de la naturaleza.

Durante los últimos años de la década de 1550 inició una serie
de grandes paneles pintados que representaban diferentes aspectos de
la vida rural flamenca.

El primero de ellos fue una representación enciclopédica de
dichos y refranes populares, “Proverbios flamencos” (1559) a los que
le siguieron “El combate entre carnaval y cuaresma” (1559) y “Juegos
infantiles” (1560).

El pintor y grabador flamenco marcó un singular estilo en la
búsqueda del folclore y los refranes populares que fueron inspiración
para sus obras más descriptivas y pintorescas, como “La parábola de
los ciegos”, “Juego de niños” y “El banquete de bodas”

Realizó, además, obras religiosas durante los años 1562 y 1567,
que aunque no representan lo mejor de su producción, dan pruebas de
su originalidad estilística.<

You must be logged in to post a comment Login