Cuba recibe ayuda internacional por Gustav, pero aún no respondió a EEUU

LA HABANA (AFP) – Cuba está recibiendo aviones con toneladas de ayuda para los miles de damnificados del huracán Gustav, pero aún no respondió a una oferta de su enemigo Estados Unidos, en medio de llamados de la oposición y el exilio para que La Habana acepte y Washington flexibilice el embargo.

Un avión con ayuda española aterrizó en La Habana al mediodía de este jueves con casas de campaña, generadores de energía y otros bienes por casi 83.000 dólares, mientras que en la madrugada del jueves llegaron dos aviones rusos, de cuatro previstos, con una carga similar.

Gustav azotó el sábado el oeste cubano afectando 140.000 viviendas, más de 600 escuelas, centros productivos y de servicios, cosechas, granjas porcinas y avícolas, cuya recuperación costará entre 3.000 y 4.000 millones de dólares, según el líder Fidel Castro. Miles de personas están urgidas de socorro.

China asignó 300.000 dólares de ayuda, mientras que La Habana aceptó ofrecimientos de Venezuela, México, Brasil, Argentina y Colombia, Bolivia, Guatemala y Perú. Timor del Este, cuyo presidente José Ramos Horta se encuentra de visita en Cuba, entregó medio millón de dólares.

Estados Unidos entregó el miércoles a las autoridades cubanas un ofrecimiento de ayuda, sobre el cual La Habana guarda silencio público aún.

“Hemos ofrecido formalmente ayuda humanitaria inmediata por un valor de 100.000 dólares de emergencia, que se canalizarían a través de ONG, no del gobierno cubano”, aseguró a la AFP un portavoz de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

Añadió que “una vez que respondan si aceptan se definirá el mecanismo en que se concretará esa ayuda, y también se ofreció enviar un equipo de especialistas que evalúe los daños y las necesidades para luego enviar más ayuda”.

Grupos del exilio cubano, legisladores norteamericanos y la disidencia interna en Cuba han solicitado a la administración de George W. Bush una flexibilización temporal de las limitaciones de envío de remesas a Cuba a la vez que han pedido al gobierno de Raúl Castro que las acepte.

En 2004 Bush limitó el monto de las remesas monetarias y paquetes de los emigrados cubanos envían a sus parientes en la isla, identificando sólo a padres, hijos, hermanos y cónyuges como habilitados para esa ayuda.

A fines de 2001, tras el huracán Michelle, Washington ofreció ayuda humanitaria a La Habana, que la declinó y solicitó en contrapartida autorización para adquirir alimentos y medicinas en ese país, pese a las restricciones del embargo, lo que todavía hace por más de 500 millones de dólares al año.

En 2005, Estados Unidos ofreció a Cuba 50.000 dólares de ayuda para mitigar los daños que dejó el huracán Dennis a su paso por la isla, pero fue rechazada por el gobierno de Fidel Castro, hoy alejado del poder hace dos años por enfermedad.

“La situación en la que están los damnificados es precaria. La respuesta del gobierno de Cuba ha sido muy limitada, esperamos que acepten toda la cooperación, incluso la de Estados Unidos”, afirmó el activista humanitario disidente Elizardo Sánchez.

Washington debe aprovechar esta oportunidad y “enmendar la tamaña injusticia del bloqueo a Cuba” comenzar a “dar pasos acertados en la dirección de desbloquear la justa solidaridad entre pueblos hermanos”, dijo el disidente Proyecto Demócrata Cubano.

You must be logged in to post a comment Login