Notable actuación de Mickey Rourke clausura Muestra de Venecia

VENECIA (AFP) – Con la notable actuación del estadounidense Mickey Rourke en el filme “The Wrestler” de Darren Aronofsky sobre el ocaso de un combatiente de lucha libre, se clausura este viernes el concurso por el León de Oro de la 65ª edición de la Mostra de Venecia.

La indomable estrella de Hollywood, de 51 años, protagonista de filmes como “Nueve semanas y media”, que se retiró inexplicablemente en los años 1990 al cúspide de la fama, regresa al cine con un papel fuerte, creíble, de veterano luchador que se resiste a renunciar a combatir.

Rourke, que en la vida real fue boxeador profesional con el alias de El Marielito entre 1991 y 1995, lo que lo obligó a someterse luego a operaciones de cirugía plástica, esta vez encarna a Randy ‘The Ram’ Robinson, un luchador de wrestrel, una suerte de lucha espectacular muy apreciada por el público estadounidense.

Tras sufrir tremendas palizas los fines de semana, Ram sigue siendo aclamado por sus seguidores, que lo consideran una leyenda viviente de la lucha libre.

Dirigida por Darren Aronofsky, considerado uno los directores de cine estadounidenses más rebuscados e intelectuales, “The Wrestler”, representa la historia clásica de la caída de un héroe, que se niega a aceptar que le llegó la hora de retirarse, que está viejo y vencido.

Como en las taquilleras series de Rocky, Ram intenta rescartarse, decide dejar la lucha libre, entra a trabajar en un supermercado, contacta a la hija abandonaba y se enamora de una prostituta buena, hasta que un día acepta combatir con su eterno rival, Ayatolá, “La bestia del Medio Oriente”, pese al infarto que ha sufrido y a los riesgos para su vida.

Con una banda sonora magnífica, marcada por el rock duro y puro de Guns N’Roses de los años 80, el filme fue aplaudido por la crítica, particularmente severa durante esta edición con los filmes seleccionados para el concurso.

La cinta de Aronofsky clausura la competición, que presentó la víspera el cuarto título italiano en concurso sobre un total de 21 títulos, “La semilla de la discordia” de Pappa Corsicato, una comedia irónica, por momentos surrealista, que aborda con humor temas como el sexo y la insemnización artificial.

“Regreso al cine tras siete años sin poder dirigir una película para presentar una obra divertida y que divierta”, aseguró el cineasta, cuyo filme fue abucheado y dividió a la crítica pese a las citaciones graciosas de frases y escenas memorables de filmes tales como “Lo que el viento se llevó” y “Acorazado Potemkin”.

“El cine italiano me parece el regreso de los muertos vivientes. Un día resuscita y otro muere. Déjennos en paz, toda cinematografía tiene momentos altos y otros bajos. En Italia se critica mucho, nos autocastramos”, comentó el director.

El tono polémico contra la prensa especializada fue mantenido también por el maestro italiano Ermanno Olmi durante la ceremonia este viernes para la entrega oficial del León de Oro a la Carrera.

El anciano cineasta, de 77 años, recibió el premio de manos del cantautor Adriano Celentano, su amigo desde hace 50 años.

“En Italia falta coraje para decir la verdad”, aseguró el curtido cineasta, quien se definió “un novato”, pese a haber dirigido numerosas cintas de corte social como “El árbol de los zuecos”, uno de los filmes más famosos y reivindicativos de los años setenta, vencedor de la Palma de Oro de Cannes (Francia) en 1978.

El autor de “La leyenda del santo bebedor”, León de Oro en Venecia en 1988, siempre marcado por un profundo sentimiento cristiano, se definió como “una víctima de Cristo” durante la ceremonia.

El sábado, el jurado presidido por el cineasta alemán Win Wenders anunciará el esperado veredicto cerrando así una de las ediciones consideradas más mediocres de los últimos años.

Para la crítica especializada una sola obra maestra fue proyectada, el dibujo animado japonés “Ponyo on the cliff by the sea”, del creador de “Heidi”, Hayao Miyazaki.

No

You must be logged in to post a comment Login