El cine estadounidense triunfa en Venecia con la historia de un boxeador

VENECIA, Italia (AFP) – El cine estadounidense es el triunfador este sábado de la 65a edición de la Muestra de Venecia con la película “The wrestler” de Darren Aronofsky, un retrato penetrante del ocaso de un boxeador de lucha libre, protagonizada por un extraordinario Mickey Rourke.

La película de Aronofsky, de 39 años, considerado uno los directores de cine estadounidenses más rebuscados e intelectuales, representa la historia clásica de la caída de un héroe, que se niega a aceptar que le llegó la hora de retirarse, que está viejo y vencido.

“Este premio lo dedico a los boxeadores de lucha libre, que para entretenernos pierden el cuerpo y el alma. Agradezco a Rourke por haber dado también su alma y su talento a este filme”, declaró Aronofsky tras recibir el galardón.

La indomable estrella de Hollywood, que hace más de 20 años estremeció el cine con “Nueve semanas y medio” con Kim Basinger, regresó al cine con una obra impactante ambientada en lugares sórdidos y con gente acorralada.

“Hubiera podido regresar con otros directores, pero prefiero filmes íntegros, con los que no temo poner mis cojones en juego”, declaró el actor desde el palco donde recibió el premio junto con Aronofsky.

El filme, realizado por productores independientes, convenció al jurado del festival, que reconoció que hubiera querido galardonar también la notable actuación de Rourke y su retrato de un hombre fracasado.

“Habría que cambiar el reglamento. Algunos miembros del jurado quedaron con el corazón quebrado”, declaró el presidente del jurado, el director de cine alemán Win Wenders, quien espera que se modifique la regla que impide otorgar varios galardones a una sola cinta.

Con una banda sonora magnífica, marcada por el rock duro y puro de Guns N’Roses de los años 1980 y una composición especial de Bruce Springstein, el filme fue elogiado por la crítica, particularmente severa durante esta edición con la selección de películas en concurso por su pobreza cualitativa.

La presencia del estadounidense Mickey Rourke otorgó un toque biográfico y creíble a la cinta, ya que la estrella estadounidense se retiró inexplicablemente en los años 1990, en la cúspide de la fama, para dedicarse a trabajar como boxeador profesional con el alias de “El Marielito” entre 1991 y 1995.

Aronofsky, quien compitió en 2006 en Venecia con la criticada “The fountain”, se consagra, dos años después, con un drama humano.

Representante de un estilo totalmente opuesto es el ganador del León de Plata por la mejor dirección, el ruso Aleksei German Junior, por su filme “Soldados de papel”, sobre el inicio de la conquista del espacio por los rusos.

La película, premiada también por la fotografía, relata el momento en que Rusia empieza a modernizarse tras la muerte de Stalin y comienza los preparativos de la carrera espacial.

El director, de 32 años, hijo de uno de los directores de cine rusos más conocidos e intransigentes, no figuraba en el abanico de favoritos.

Con un veredicto salomónico, el jurado le otorgó al maestro del cine africano Haile Gerima el premio especial del jurado por su comprometido filme sobre la historia de Etiopía.

Rodado en Africa y Alemania, “Teza”, relata con imágenes poéticas y a la vez realistas las convulsiones políticas de los años 70 y 80 padecidas por Etiopía bajo el régimen marxista de Mengistu Haile Mariam (1974-1991).

El cineasta y escritor africano, quien reside y trabaja como profesor universitario en Estados Unidos, de 62 años, recibió también el premio al mejor guión.

En su película denuncia las purgas políticas del régimen de Mengistu, la decepción y la necesidad de refugiarse en la nostalgia de una generación entera que creyó poder cambiar su país.

El buen estado de salud del cine italiano, premiado este año en Cannes (Francia), fue reconocido a través de la Copa Volpi a la mejor interpretación al actor italiano Silvio Orlando, ícono de emblema del cine de a

You must be logged in to post a comment Login