Miel y canela

Teresa Gurza.

Desde chica supe de las bondades de la miel, porque mi padre tenía abejas en la casa; y cada tanto hacía batidillos espantosos en la cocina al vaciar los panales, que luego nos entregaba para que chupáramos las celdillas y no nos enfermáramos; y la verdad es que los siete hijos somos bastante sanos.

La miel es por fortuna un producto natural de bastante fácil acceso, porque se produce en casi todos los países del mundo; lo único mal es que ha subido mucho de precio; pero queda siempre la alternativa de tener abejas y producirla uno mismo.

Por ser natural, se conserva tan bien, que incluso en las tumbas de varios faraones se han encontrado vasijas con miel en perfecto estado; porque es el único alimento que no se descompone, y sus beneficios han sido probados durante siglos.

Y ahora, se sabe que los beneficios se incrementan, si se mezcla con canela; y lo mejor es que lo hace, sin producir secuelas ni efectos secundarios; algo muy de tomar en cuenta en esta época en la que se afirma que alrededor de un 30 por ciento de enfermedades y padecimientos derivan de diagnósticos mal hechos y medicamentos mal recetados.

Así que ponga atención y úsela según lo que usted tenga, o por el puro placer de saborearla:

Para desterrar la artritis, hay que mezclar una parte de miel en dos partes de agua tibia y agregar una cucharadita de polvo de canela; con esta pasta, frote el lugar adolorido y verá que en 15 minutos el dolor cede.

Si su artritis es crónica, mezcle en una taza de agua caliente dos cucharadas de miel y un poco de canela y tómelo todos los días antes del desayuno; pacientes tratados con este método, resultaron totalmente curados a los 15 días y pudieron caminar libremente; siendo que antes del tratamiento, no podían siquiera levantarse de la cama o la silla de ruedas.

Si le aflige la calvicie, mezcle entonces aceite de oliva con una cucharadita de miel y otra de canela; déjela 15 minutos en el cuero cabelludo; enjuague su pelo y a las dos o tres puestas verá los resultados.

Para infecciones de la vejiga ponga una cucharada de miel y dos cucharaditas de canela en un vaso de agua tibia y bébalo.

Para el dolor de muelas haga una pasta con cinco cucharadas de miel y una chica de canela y frótela sobre los dientes adoloridos tres veces al día.

Para reducir los niveles de colesterol en un diez por ciento en dos horas, mezcle dos cucharadas de miel y tres cucharaditas de polvo de canela en agua tibia o té y tómeselo. Si lo hace tres veces al día, podrá mantenerlo normal en forma permanente.

Para gripes, catarros, tos y sinusitis, mezcle una cucharada de miel con media cucharadita de canela en agua o té y tómelo durante tres días.

Si es hombre y tiene problemas de infertilidad o impotencia, tome una cucharada de miel con un poquito de polvo de canela antes de dormir.

Si es mujer y no ha logrado concebir un hijo, aplique durante varios días sobre las encías una mezcla de miel con polvo de canela, para que entre al cuerpo disuelta con la saliva.

Se afirma que miel y un poco de polvo de canela, curan cánceres y úlceras del estómago; acidez y gases.

Y si la pone sobre su pan del desayuno podrá prevenir problemas cardíacos; destapar sus arterias; reducir la falta de aire; y mejorar la circulación de su sangre.

La miel fortalece el sistema inmunológico; protege el organismo de ataques virales; y lo provee de muchas vitaminas, y de hierro en grandes cantidades.

El uso constante de miel con canela, retrasará los achaques de la vejez; conservará el cutis fresco y sano; aumentará la apariencia y sensación de juventud; recuperará el oído perdido por los años; lo mantendrá ágil, alerta y vital y flexible; combatirá de forma excelente el mal aliento y por si todo eso fuera poco, lo ayudará a bajar de peso o conservar el que tie

You must be logged in to post a comment Login