Otorgan premio Ohtli a mexicana por trabajo con inmigrantes

Por José Romero Mata.

Los Angeles.- La mexicana María Blanco, galardonada con el premio Ohtli, que en náhuatl significa cambio, afirmó que esta distinción “es lo que en realidad he querido que ocurra en Estados Unidos”: un cambio.

“Este premio es algo maravilloso en mi vida porque lo comparto con todas aquellas personas que trabajamos para traer cambios en este país (Estados Unidos) y como abogada siempre he tratado y trataré de cambiar las cosas”, resaltó Blanco en entrevista con Notimex.

El premio le fue entregado este viernes por el gobierno mexicano en una ceremonia en la Placita Olvera, donde fue fundada la ciudad de Los Angeles cuando era territorio mexicano.

El gobierno de México reconoció a Blanco con el galardón por su contribución y trabajo a favor de la comunidad inmigrante mexicana ante quien se ha distinguido como defensora de sus derechos.

Blanco nació en la Ciudad de México, pero desde niña fue llevada a Estados Unidos, en donde estudió y se tituló como abogada, pero sobre todo, en donde ha trabajado con y por la comunidad inmigrante en su intento por lograr un cambio.

“Precisamente en la búsqueda de ese cambio para mí y para mucha gente, es muy importante que se vuelva a entablar conversación con la próxima administración federal (estadunidense), para una reforma migratoria”, anotó.

“No importa quién gane, demócratas o republicanos, pero hay que ver si se puede lograr (la reforma) en dos o tres años. Así que ojalá haya un cambio en esa administración que traiga esa posibilidad”, destacó.

Sobre el premio Ohtli, que le entregó el Instituto de Mexicanos en Exterior, dijo que lo disfruta “por varias razones y después de hacer tanto trabajo a favor de inmigrantes mexicanos en Estados Unidos”.

“Que mi trabajo sea reconocido por parte del gobierno mexicano es muy importante porque no siempre éste ha reconocido el trabajo de la gente de este lado de la frontera y eso tiene mucho significado para mí”, indicó la abogada, quien radica en la bahía de San Francisco.

Agregó que “el premio sea aquí en Los Angeles, en la Placita Olvera, en donde se fundó la ciudad, me enorgullece mucho, por ser la cuna de los mexicanos en California, así es que en resumen es un día muy especial para mi”.

Blanco consideró que una de sus mayores satisfacciones en su carrera fue haber impulsado en 2001 que se abriera, a través de una legislación estatal, la educación superior a estudiantes indocumentados.

Con la doble nacionalidad, mexicana y estadunidense, la abogada recordó que después de varios intentos y mucha presión se logró que “se aprobara esta medida y eso es una de mis mayores satisfacciones”.

Agregó que otro de sus triunfos fue entablar una demanda en contra de la tortilleria La Mejor, que en el norte de California negaba derechos a sus trabajadores indocumentados.

La querella logró que un juez reconociera que aún siendo indocumentados, estos trabajadores fueran protegidos por las leyes estadunidenses, en especial las regulaciones contra la discriminación, resaltó.

“Aunque la explotación sigue ocurriendo en nuestros días en muchos centros laborales, la lucha ahí está presente y seguiremos encabezando demandas porque esto cambie”, advirtió.

Otro de sus éxitos fue lograr el ingreso de mujeres al Departamento de Bomberos de San Francisco.

Blanco recordó que en sus inicios como abogada hispana, “fue doblemente difícil, no sólo por ser latina, sino también por ser mujer, porque en aquellos tiempos no había mujeres abogadas y mucho menos de minorías”.

Respecto a la Convención Nacional de Abogados Hispanos, que este sábado concluye en Los Angeles, opinó que cada año se consolida y se abre camino para una nueva generación.

“Me da gusto que en el pasado nos encontrábamos con abogados hispanos con una preocupación individualista y materialista, pero que ha cambiado y estas nuevas generaciones se interesan más por cuestiones de su comunidad”, destacó.

Blanco es directora del Instituto Earl Warren sobre Raza

You must be logged in to post a comment Login