Editan gran diccionario tzotzil-español de San Lorenzo Zinacantán.

* Se presentará en la XX Feria del Libro de Antropología e Historia

México, 8 Sep (Notimex).- “Juro que verán, escucharán, olerán y
sentirán en este diccionario casi todo lo que existe en Zinacantán y
que en él no hallarán sólo las nuevas invenciones que aún no tienen
nombre en tzotzil”, afirma Robert M. Laughlin de “El gran diccionario
tzotzil de San Lorenzo Zinacantán (Mol cholobil k”op ta sotz”leb)”.

Con la expresión Lol Bik”it Nab -que significa en tzotzil el
nombre del antropólogo estadunidense-, el autor intenta todo menos
presumir de la extensión de la investigación etnolingüística que
durante más de cuatro décadas le permitió integrar su diccionario.

El volumen, de 480 páginas, reúne 30 mil vocablos en lengua
tzotzil y fue creado -como se advierte en el texto introductorio-
para ir del tzotzil al español y no al contrario, hecho que impedirá
que muchas palabras en español que ahora son importantes tengan
equivalente en el diccionario.

Robert M. Laughlin inició su investigación lingüística en 1963
con la colaboración de Anselmo Pérez y Domingo de la Torre, sus
compadres tzotziles de Zinacantán. La primera versión fue en
tzotzil-inglés e inglés tzotzil-inglés, la cual fue editada en 1975.

La edición tzotzil-español-español-tzotzil se integró entre 1978
y 2007, después de un escrupuloso proceso de confirmación de datos,
cambios de palabras, ajustes conceptuales y traducción.

El autor cuenta que en los últimos dos años intentó traducir
mediante computadora, pero el resultado fue “80 por ciento
desastroso”.

La versión tzoztil-español y español-tzotzil del gran
diccionario fue posible gracias a una coedición de la Dirección
General de Culturas Populares del Consejo Nacional para la Cultura y
las Artes (Conaculta) y del Centro de Investigaciones y Estudios
Superiores en Antropología Social (CIESAS).

El diccionario será presentado el próximo viernes 26 de
septiembre en el Museo Nacional de Antropología (MNA), en el marco de
la XX Feria del Libro de Antropología e Historia que organiza el
Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El texto será comentado por Regina Martínez Casas, Virginia
García Acosta, Enrique Pérez López y María Antonieta Gallart,
directora general de Culturas Populares del Conaculta.

En su introducción, Laughlin explica que primero creó un
alfabeto con la colaboración de Laura Colby; más tarde fue integrando
una lista de palabras, de ceremonias de cortejo y de matrimonios;
cuentos, leyendas, mitos y sueños del acervo popular zinacanteco.

Posteriormente, entre 1963 y 1967, se abocó a recaudar los
nombres de 10 mil plantas y de 30 mil palabras, entre 1976 y 1986,
las cuales fueron colectadas por Mariano Martínez y otras 21 personas
más procedentes del área central de Zinacantán.

Además de la colaboración de sus compadres Anselmo Pérez y
Domingo de la Torre, quienes viajaron con él a Estados Unidos en 1963
y 1967, contó con el apoyo especializado del lingüista John B.
Haviland (Xun Ivabajom) y del botánico Dennis E. Breedlove (Mol
Martín).

“El diccionario fue pensado como una lección para los ladinos o
mestizos de Chiapas, muchos de los cuales siempre han pensado que los
indios no tienen una verdadera lengua y que lo que hablan es un
dialecto”, dice el autor en otra parte del preámbulo.

Entre las muchas dificultades que Laughlin debió superar estuvo
el rápido olvido de algunas palabras tzotztiles usadas en el español
y las diferentes asignaciones que esta lengua indígena tiene en
poblaciones grandes como San Cristóbal de las Casas, Tuxtla
Gutiérrez y Comitán.

El tzotzil es una lengua y el zinanteco es, en realidad, un
dialecto del tzotzil que cuenta con 30 mil palabras y con sus propias
variantes dialectales en el centro de Zinacantán, así como en la
mayoría de sus parajes o comunidades.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login