.Rompió Julián Carrillo con el ciclo clásico de sonidos musicales. Fue el descubridor del “Sonido 13”.

México, 8 Sep (Notimex).- El compositor mexicano Julián
Carrillo, fallecido el 9 de septiembre de 1965, reformó la teoría
musical del país y se consagró gracias a temas como “Cuarteto en Mi
bemol” y “Canto a la bandera”, así como por el descubrimiento del
“Sonido 13”.

Innovador en la forma de componer, Julián Carrillo nació el 28
de enero de 1875 en el pueblo de Ahualulco, San Luis Potosí, en el
seno de una familia indígena, siendo el último de los 19 hijos del
matrimonio conformado por Nabor Carrillo y Antonia Trujillo.

Durante su niñez, el compositor formó parte del coro del templo
de Ahualulco, en el que conoció a Flavio F. Carlos, director del
recinto, quien le ayudó a obtener una beca en la capital del Estado
para estudiar música.

Las carencias económicas, a las que se vio sujeto, lo obligaron
a abandonar sus estudios primarios, pero no los musicales.

Luego, gracias a su talento, en 1895 llegó a la Ciudad de México
con una carta de recomendación del gobierno de San Luis Potosí, para
ingresar al Conservatorio Nacional de Música.

En ese recinto realizó sus estudios formales de música y
sorprendió a sus profesores, ya que careciendo de una instrucción
profunda en matemáticas, física y acústica, demostró gran habilidad
al estudiar las leyes de producción de los intervalos fundamentales
en música.

Experimentó por su cuenta y tiempo después abandonó la forma
tradicional de dividir las cuerdas y con el filo de una navaja separó
la cuarta cuerda del violín entre las notas Sol (libre) y La,
llegando a producir 16 sonidos nítidamente diferenciables.

Durante una ceremonia de premiación, a la que asistió el
entonces presidente de México, Porfirio Díaz, Carrillo dio cátedra
como solista de violín, lo que motivó al funcionario a conceder al
músico una beca especial para estudiar en Europa.

Con esta beca, el compositor ingresó al Real Conservatorio de
Leipzig, Alemania, donde escribió obras como su “Sexteto en Sol mayor
para dos violines, dos violas y dos violonchelos” (1900) y “Primera
Sinfonía en Re mayor para grande orquesta” (1901), estrenada por la
Orquesta del Real Conservatorio de Leipzig, bajo su propia dirección.

Sigue
Rompió Julián Carrillo. dos. dirección.

Al terminar sus estudios en Alemania, Carrillo se trasladó a
Bélgica para perfeccionar su técnica de violín en el Real
Conservatorio de Gante.

“Cuarteto en Mi bemol” (1903), en el que daba a las formas
clásicas unidad ideológica y variedad tonal, fue la obra que lo llevó
un año después a recibir el Primer Premio por Unanimidad y con
Distinción en el Concurso Internacional de Violín del Conservatorio
de Gante.

De regreso a México inició una labor musical intensa como
violinista, director de orquesta, compositor y profesor. En 1910
estrenó “Canto a la bandera” y al año siguiente fue representante
oficial de México en los Congresos de Música de Roma y Londres.

Dirigió la Orquesta Sinfónica Beethoven (1909) y el Cuarteto
Beethoven (1910). Publicó, además, los “Discursos sobre la música”
(1913) y “Pláticas musicales” (1914 y 1922).

Al caer el gobierno de Victoriano Huerta, en 1914, el compositor
tuvo que exiliarse en Estados Unidos. Durante su estancia en Nueva
York organizó y dirigió la Orquesta Sinfónica América, con la que
presentó su primera sinfonía.

En 1918 regresó a México donde fue nombrado director de la
Orquesta Sinfónica Nacional y director del propio Conservatorio
Nacional (1920-1921).

A partir de 1925 centró sus investigaciones en lo que llamó
“Sonido trece”, donde advirtió que si doblaba una cuerda del violín a
la mitad, ésta daba cada vez un octavo superior, luego hizo lo mismo
entre las notas la y sol y encontró en ese intervalo 16 sonidos
diferentes.

Continuando con su investigación, logró cuatro mil 640 sonidos
diferentes en la octava, donde resultaron 37 mil 120 en los ocho
conocidos. El “Sonido trece” respondió a su nombre después del
descubrimiento de Carrillo, pues hasta enton

You must be logged in to post a comment Login