Ciclista sigue cruzada por reforma migratoria pese a agresiones en EU

Por Flavia Irene Rodríguez.

Chicago.- En su larga cruzada sobre ruedas por una reforma migratoria justa en Estados Unidos, el ciclista salvadoreño José Mario Castellón ha encontrado un apoyo sincero de mucha gente, pero también agresiones.

Durante su paso por Chicago, como parte de su travesía de cinco meses por El Salvador, Guatemala, México y 32 entidades en Estados Unidos, relató en entrevista con Notimex episodios amargos de su recorrido.

“En Pensilvania me aventaron centavos gente que no pude distinguir bien. No me detuve, pero sentí en la pierna el golpe de una moneda y otras pegaron en las llantas de mi bicicleta”, expresó.

También en las carreteras de Estados Unidos le han lanzado globos con agua, pero Castellón Leyva, de 39 años, no se amedrenta por eso, ni por los días de hambre, frío y soledad que ha pasado.

Su objetivo es promover un cambio a las leyes migratorias estadunidenses, que termine con la separación de familias víctimas de redadas y deportaciones.

Para ello inició un recorrido de 25 mil kilómetros el pasado 31 de mayo desde su pueblo natal, San Miguel, El Salvador, que pretende concluir a finales de octubre próximo.

El ciclista carece de patrocinio y se sostiene con sus propios recursos, así como algunas donaciones que recibe en las ciudades que atraviesa.

“El apoyo que encuentro es lo que el camino me va dando, que son lugares para descansar un poco, recuperarme y seguir”, expuso este inmigrante que tiene residencia legal desde 1997.

En Chicago se hospedó en la iglesia metodista San Adalberto, donde se encuentra refugiada Flor Crisóstomo y el año pasado estuvo Elvira Arellano, ambas mexicanas. Aquí obtuvo modestos donativos de estudiantes que visitaron este santuario.

Mario decidió realizar esta campaña cuando vio por televisión a un niño que lloraba porque sus padres serían deportados a México, y su propia historia de emigración, así como su niñez sin padre, lo motivaron a llamar la atención sobre esta situación.

Para ello utilizó los tres mil 500 dólares que había ahorrado con el fin de comprar una casa, y con el apoyo de su madre, su esposa y su hijo de cinco años, que viven en El Salvador, adquirió su bicicleta y empezó su cruzada.

“Bastaron tres días para pensarlo, renuncié a mi trabajo, hablé con mi familia y tomé un vuelo hacia El Salvador para empezar este recorrido”, expresó con voz pausada y ataviado con su traje de ciclista.

La frase “por una reforma migratoria justa” en su sudadera y su bicicleta azul con las banderas de El Salvador y Estados Unidos es todo lo que identifican a este salvadoreño que practica el ciclismo desde su niñez.

De acuerdo con su plan, tiene previsto un gasto semanal de 400 dólares, pero a veces, cuando rebasa esa cifra porque necesita comprar refacciones para su bicicleta, sacrifica su alimento y duerme en puentes o parques públicos.

Luce muy delgado y su cara muestra los estragos de la exposición al sol. A veces los recursos sólo le alcanzan para comer pan con mayonesa, pero cree que Dios nunca lo abandona.

Por ejemplo, comentó, antes de llegar a Chicago pasó por un pueblo de Pensilvania donde se perdió por tres días debido a la lluvia y sin poder conseguir alimento ya que por las costumbres de esa población no hay tiendas ni gasolinerías.

“Estaba aguantando el hambre, y de pronto me encuentro a la orilla de la carretera una cesta de manzanas que decía gratis y hasta las bolsas para llevarlas había, así que pude llevarme muchas bolsas con la fruta”, dijo.

“Me he quedado en lugares difíciles, donde hay racismo y podría tener problemas. En muchos sitios duermo a la intemperie, pero confío en Dios y amanezco vivo para continuar”, enfatizó.

También ha encontrado expresiones de apoyo en su camino: conductores que le muestran su solidaridad tocando el claxon, inmigrantes adultos que le reconocen su esfuerzo y niños que le agradecen que esté buscando impedir la separación de familias.

En Washington una estación de radio lo promovió y l

You must be logged in to post a comment Login