Encarcelar a Olmert aún es lejano: expertos

Por Rubén Medina.

Jerusalén.- El primer ministro israelí Ehud Olmert podría enfrentar una pena de cárcel si la Fiscalía acepta la recomendación policial de enjuiciarlo por corrupción y soborno, aunque expertos coinciden en que esa posibilidad aún es lejana.

Expertos legales advierten que la recomendación que hizo este domingo la Policía de enjuiciar al primer ministro israelí es “seria”, pero que la experiencia del pasado no apunta a una rápida apertura del proceso.

“La recomendación policial no es decisiva. La función de la policía es meramente investigar, y por ello ésto es sólo una recomendación” con base a las pruebas halladas, explicó este lunes al diario Yediot Aharonot el jurista Ariel Ben Dor, de la Universidad de Bar Ilán.

Tras casi dos años de investigaciones y siete interrogatorios del primer ministro, la Policía asegura tener pruebas de su implicación en la estafa a varias instituciones públicas, a las que enviaba facturas duplicadas de sus viajes oficiales.

El dinero que presuntamente recogía de cada una de ellas entraba en una cuenta bancaria gestionada por su agente turístico, que después pagaba de allí las vacaciones familiares del primer ministro.

Además de un delito de estafa, Olmert se enfrenta también a sospechas de soborno -castigadas con hasta siete años de cárcel-, por haber aceptado decenas de miles de dólares de un empresario estadunidense al que luego parece haber ayudado en sus negocios.

Todo los delitos atribuidos se produjeron antes de que Olmert llegara a la jefatura del gobierno en enero de 2006, cuando se desempeñaba como alcalde de Jerusalén (1993-2003) y como ministro en el gobierno de Ariel Sharon (2003-2005).

Por ese segundo periodo, el jefe del Ejecutivo nacional israelí es también investigado en un tercer caso, aunque la Policía pidió esperar para completar la investigación.

A pesar de las graves sospechas y de la recomendación policial a la fiscalía de que hay material de peso para justificar un proceso judicial, Ben Dor pidió cautela.

“Esto es sólo una recomendación, la experiencia nos demuestra que estas recomendaciones no son siempre tomadas en cuenta” por la Fiscalía, aseveró.

En el pasado, la Policía recomendó el procesamiento de otros tres primeros ministros, pero ninguno de ellos acabó en el banquillo de los acusados porque los fiscales jefes consideraron que no eran suficientes las pruebas.

Algo parecido ocurrió el año pasado con el anterior presidente israelí Moshé Katzav, quien debió dimitir por graves sospechas de violación sexual de dos funcionarias pero cuyo caso se desinfló antes de llegar a los tribunales.

Katzav, quien como Olmert se enfrentaría a condena de cárcel, aceptó en principio un acuerdo con la Fiscalía del que se borraron todos las acusaciones más graves, lo que dejó en entredicho a la institución fiscal.

Para colmo de males, el ex presidente se retiró del acuerdo el día del juicio, dejando la reputación de la fiscalía por los suelos y muy cuestionada por los jueces.

“Por eso creemos que el fiscal jefe (Meni Mazuz) no se apresurará esta vez a llevar a juicio a un primer ministro, en particular cuando de cualquier forma Olmert ya ha sido apartado de su cargo”, explicó a Notimex el periodista Eli Bar Lev.

Olmert debe dejar el gobierno en los próximos meses a raíz de las mismas sospechas de corrupción por las que la policía recomienda juzgarlo, en cuanto su partido Kadima elija un nuevo líder dentro de diez días.

Estas primarias fueron forzadas por el líder del Partido Laborista y ministro de Defensa, Ehud Barak, quien a comienzos del verano amenazó con salirse de la coalición de gobierno si Kadima no celebraba primarias para apartarle del gobierno.

En un caso así, se deberían adelantar las elecciones generales y el partido gobernante las perdería.

El diario Haaretz destacó este lunes en ese sentido que en estas circunstancias políticas Olmert organizará su defensa judicial como “civil”, porque el proceso que debe seguir el fiscal e

You must be logged in to post a comment Login