Ofrecerá mañana concierto en Iztacalco la Orquesta Sinfónica del IPN . Interpretará obras de Moncayo, Revueltas, Ponce y Chávez.

México, 9 Sep (Notimex).- Con música de José Pablo Moncayo,
Silvestre Revueltas, Manuel M. Ponce y Carlos Chávez, la Orquesta
Sinfónica del Instituto Politécnico Nacional (OSIPN) ofrecerá un
concierto este miércoles en la Unidad Profesional Interdisciplinaria
de Investigación en Ciencias Sociales y Administrativas, en
Iztacalco.

Las piezas que integrarán el programa son “Janitzio”, de
Silvestre Revueltas, “Concierto para violín y orquesta”, de Manuel M.
Ponce y “Tres piezas para orquesta”, de José Pablo Moncayo.

Lo mismo que la Sinfonía No. 2 “India”, de Carlos Chávez, con
Erika Dobosiewiicz al violín y Juan Carlos Lomónaco como director
artístico, acontecimiento que se repetirá el 11 de septiembre en el
Auditorio “Alejo Peralta”.

Al inicio de la década de 1930, Silvestre Revueltas visitó
Janitzio y entre el aroma de las flores de cempasúchitl y las
tranquilas aguas del lago, concibió el poema sinfónico que lleva por
título el nombre de la isla.

“Janitzio” guarda un lugar de cierta importancia en la
producción de Revueltas por un detalle que ha sido señalado
oportunamente por el musicólogo Otto Mayer-Serra.

Si bien la música de Revueltas tiene un inconfundible sabor
mexicano, es bien sabido que el compositor no empleaba melodías,
armonías o ritmos folklóricos, sino que creaba todo su material
sonoro a través de su poderosa imaginación.

En tanto, la pieza “Concierto para violín y orquesta” fue
compuesta por Manuel M. Ponce entre mayo y julio de 1942 y la
orquestación de la obra quedó concluida en junio de 1943.

Luego, “Tres piezas para orquesta”, de José Pablo Moncayo, fue
escrita en 1947 y representa una prueba más de la sabiduría de este
compositor en los campos de la armonía, la orquestación y el ritmo.

La sinfonía No. 2, “India”, de Carlos Chávez, fue compuesta en
Nueva York entre fines de 1935 y principios de 1936, estrenada por el
propio autor con la Orquesta de la CBS, el 23 de enero de 1936.

Dicha pieza toma su peculiar carácter sonoro de la combinación
de tres elementos fundamentales, plenamente interdependientes entre
sí: las melodías indígenas originales, la complejidad rítmica y el
empleo de ciertos instrumentos prehispánicos de percusión.

Asimismo tiene como materia prima tres melodías surgidas de
otros tantos grupos étnicos mexicanos: los seris y los yaquis de
Sonora, y los huicholes de Nayarit.

Respecto a la complejidad rítmica de la Sinfonía india, es claro
que nace, en parte, del respeto que Chávez tuvo por los patrones
rítmicos de las melodías que utilizó.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login