Opina Omar Faruk Tekbilek que la música puede sanar naciones

* Presentará su propuesta musical en el Festival Cervantino

* Traspasa las barreras políticas, religiosas y geográficas.

México, 9 Sep (Notimex).- Para el músico de origen turco Omar
Faruk Tekbilek, reconocido pacifista, “la música es capaz de sanar
almas, vidas y hasta naciones, aunque ello depende de la sensibilidad
y honestidad del músico”, declaró hoy en conferencia de prensa, en el
marco previo al 36 Festival Internacional Cervantino (FIC).

Aunque amante de la música tradicional de Oriente Medio sin
estar peleado con las nuevas propuestas musicales, el artista
mencionó que “en la era de la globalización respeto los valores
culturales de cada individuo a través de la música”. Y en ese
sentido, se dijo partidario del “Word Music”, tan en boga a nivel
internacional.

En su charla con los medios recordó que ofrecerá un concierto en
la Explanada de la Alhóndiga de Granaditas, en la capital
guanajuatense, el sábado 11 de octubre, y antes, el día 9, hará lo
mismo en la ciudad de León.

Omar Faruk Tekbilek, uno de los músicos mejor cotizados en la
actualidad, explicó que su propuesta sonora, la cual emana
misticismo, folclor, romance e imaginación, nace de su compromiso con
la música y su sonido mediterráneo para traspasar las barreras
políticas, religiosas y geográficas.

Su música, dijo, “simboliza diversidad en unidad, en una
colección de canciones coloreadas con sus tradicionales melodías
Sufi, sabores de Medio Oriente y rastros del folk y flamenco, dando
como resultado un estilo contemporáneo de “World Music” exuberante,
intuitivo y espiritual, que inyecta ánimo en los escuchas”.

De acuerdo con la información proporcionada por el FIC, desde
temprana edad, Faruk fue un prodigio musical.

A los ocho años comenzó su carrera tocando una pequeña flauta
diatónica conocida como kaval y se educó al lado de su hermano mayor
Hadji y su tío, dueño de una tienda de música en donde Omar trabajó a
cambio de clases.

“Así me inicié en los intrincados ritmos de la música turca y
aprendí a ejecutar diversos instrumentos típicos como la ney (flauta
de bambú), la zurna (oboe de doble caña), el baglama (laúd de cuello
largo), el oud (laúd clásico), y algunas percusiones”., expresó
Faruk. Luego, de esa forma, comenzó a ofrecer conciertos
profesionalmente a la edad de 12 años.

Sigue
Opina Omar Faruk. dos. 12 años.

Nacido en Adana, Turquía, en 1967 se mudó a Estambul en donde
trabajó durante una década al lado de su hermano, explorando al mismo
tiempo la música árabe, turca y diversos estilos occidentales.

Su habilidad floreció tocando al lado de algunos músicos turcos
famosos como Orhan Gencebay, el saxofonista Ismet Siral, el
percusionista Burhan Tonguc y los cantantes Nuri Sesiguzel, Mine
Kosan y Huri Sapan.

Tras establecerse como uno de los músicos más importantes en
Turquía, comenzó una gira por Europa y Australia. En 1971, a la edad
de 20 aÑos, realizó su primera gira por Estados Unidos, donde conoció
a su esposa Suzan, con quien se casó en 1976 y desde entonces radicó
en Nueva York.

Vivir en una gran urbe no impidió que se mantuviera apegado a su
faceta espiritual, por lo que “me adentré en los aires del sufismo,
la faceta mística del Islam, incluso en mi adolescencia sostuve la
idea de convertirme en clérigo o Imán”, narró el músico que llegará
al Festival Internacional Cervantino por vez primera este aÑo.

Explicó enseguida que en Estambul fue profundamente influido
“por la fusión de sonido y espíritu del músico Aka Gunduz Kutbay,
quien se convirtió en una fuente de inspiración”, y en esta época se
inició en el Hatha Yoga, así como en el Tai Chi, que continúa
practicando diariamente como una forma de tener cuerpo y mente sanos.

Ya en Estados Unidos formó la agrupación “The Sultans”, con un
tecladista egipcio, un músico de bouzouki griego y su cuÑado en las
percusiones, grupo con el que grabó cinco discos, alcanzando
reconocimiento local. “En 1988 conocí a Brian Keane, con quien
produje seis á

You must be logged in to post a comment Login