Pide Iglesia Católica a gobierno que "paren las redadas"

La Iglesia Católica de Estados Unidos pidió al gobierno federal que suspenda las redadas contra inmigrantes indocumentados, debido a que dividen a muchas familias hispanas.

“Lo único que queremos es que paren las redadas” mientras la Casa Blanca y el Congreso se ponen de acuerdo sobre una reforma migratoria integral, dijo a Notimex el obispo Ricardo Ramírez, de Las Cruces, Nuevo México.

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) envió el miércoles una carta con esa petición al presidente George W. Bush y al secretario del Departamento de Seguridad Interna (DHS), Michael Chertoff.

Asimismo, pidió a los candidatos a la Casa Blanca, el republicano John McCain y el demócrata Barack Obama, que debatan el tema de una manera “humana, considerada y valiente”.

“Urgimos a nuestros funcionarios electos y designados que se aparten de métodos enfocados sólo en la aplicación de la ley y dirijan su energía a la adopción de una legislación integral de reforma migratoria”, puntualizó.

El presidente del Comité sobre Inmigración de la USCCB, John Wester, indicó en la misiva que “los costos humanitarios de estas redadas son inmensurables e inaceptables en una sociedad civilizada”.

“Aunque no cuestionamos el derecho y el deber de nuestro gobierno de aplicar la ley, sí cuestionamos si las redadas en los centros laborales son el método más efectivo y humano para cumplir esta tarea, particularmente como se está instrumentando ahora”, enfatizó.

La declaración se refiere al enfoque del DHS en empleadores que contratan a indocumentados al usar la fuerza para entrar a los centros de trabajo y arrestar a los trabajadores inmigrantes.

En las redadas, los niños ciudadanos estadunidenses han sido separados de sus padres, a los arrestados no se les ha ofrecido su derecho a un debido proceso mientras las comunidades locales deben afrontar los resultados, indicó el obispo.

Señaló que los obispos son testigos del sufrimiento de las familias y se sienten “gravemente preocupados por las consecuencias humanas colaterales” de las redadas en la unidad familiar.

“Muchas familias nunca se recuperan, otras nunca se vuelven a unir”, lamentó.

El obispo pidió al DHS que evite sus operaciones en iglesias, hospitales, centros comunitarios de salud, escuelas, bancos de alimentos y otros servicios caritativos.

También solicitó que se pongan en libertad a las personas que tienen familiares dependientes al permitirles representación legal y respetar su dignidad humana básica.

Asimismo, pidió ofrecer mecanismos para que los familiares contacten a sus seres queridos tras las redadas.

“Sin la instrumentación efectiva e inmediata de estas salvaguardas, creemos que se deben abandonar estas redadas”, recalcó.

En la ausencia de una reforma integral, los obispos católicos indicaron que buscan coordinar con el DHS para asegurar un trato humanitario en las redadas.

También invitaron en esos esfuerzos a grupos comunitarios y sin fines de lucro.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login