Acusan a ex funcionarios de consulado de Guatemala en Los Angeles

Los Angeles.- Ex funcionarios del consulado de Guatemala en Los Angeles fueron acusados de falsear pasaportes diplomáticos, tráfico de indocumentados, robo y malversación de fondos consulares.

La denuncia fue presentada por Byron Vasquez, presidente de la Casa de la Cultura de Guatemala quien denunció al ex cónsul general Alfonso Castillo y la ex directora de Asuntos Consulares Mónica Roxana Fuentes Yela de Solares.

Vasquez mostró las pruebas que han sido presentadas ante el Ministro de Relaciones Exteriores de Guatemala, Roger Rodas Melgar, y con las que se inició la denuncia penal con el proceso judicial 1810-2006 en su país.

Vasquez exigió que se inicie proceso penal y la extradición a Guatemala del ex cónsul y actual asesor privado del presidente de Guatemala, Alvaro Colom, así como de Yela de Solares.

Esto, indicó porque existen pruebas fehacientes de que estos ex funcionarios del consulado guatemalteco en Los Angeles falsificaron pasaportes y desviaron más de 39 mil dólares de fondos del consulado, cuyo destino se desconoce.

Vasquez, quien también presentó la denuncia al nuevo cónsul de Guatemala, Pablo García Sánz, indicó que la hasta ayer directora de Asuntos Consulares emitió el 20 de julio de 2004 un pasaporte guatemalteco falso.

“Esta funcionaria expidió el pasaporte tipo D numero 111415000252452 a nombre de Luis Pedro Solares Hernández y a este documento se le colocó la fotografía de Yuri Solares Hernández.

El activista denunció que Yuri Solares había sido deportado de Estados Unidos el 1 de diciembre de 1998 por orden de un juez de migración de Los Angeles.

La directora de asuntos consulares había presentado a la cancillería guatemalteca una acta de matrimonio falsa en la que comparecía casada con Luis Pedro Solares Hernández y con ello obtuvo con pasaporte falso una visa diplomática de su cónyuge Yuri Solares.

De esta manera Solares Hernández ingresó a Estados Unidos de forma fraudulenta con el nombre de Luis Pedro Solares Hernández, en calidad de esposo de quien se desempeñaba como directora de Asuntos Culturales.

Respecto al ex cónsul Castillo Sosa, Vasquez presentó pruebas de que este falsificó la identidad de Julia Arana al tramitarle el pasaporte número 278496117 bajo el nombre de María del Carmen Sánchez Cruz.

Con ese pasaporte Castillo Sosa y Sánchez Cruz viajaron a Guatemala y desde ahí engañaron tanto al gobierno de Guatemala como al estadunidense para obtener una visa laboral a favor de la segunda.

Indico que el 11 de Junio del 2003 Julia Arana viajó como empleada doméstica de Castillo Sosa. Arana tenía cargo criminal y bajo el nombre de Julia Cecibel Karundeng Arana fue deportada por un juez de migración de Las Vegas con el caso A-70-966-284.

Abundó que ante el juzgado sexto de primera instancia de Guatemala esta la denuncia contra Castillo Sosa por haberse apropiado más de 39 mil 171 dólares del erario publico.

Señaló que Castillo Sosa “ha rechazado presentarse ante esa instancia aduciendo que no vive en Guatemala y de gozar de la protección del presidente Alvaro Colom”.

Por ello, Vazquez exigió que se inicie el proceso de extradición ante las autoridades estadunidenses en contra de los presuntos responsables por los delitos cometido en contra del estado de Guatemala.

“Después de que sean enjuiciados en Guatemala, aún estara pendiente un posible proceso criminal ante autoridades de Estados Unidos ya que con documentos falsos obtuvieron pasaportes diplomáticos y otros ilícitos.

Vasquez aseguró que en los últimos años el consulado de Guatemala en Los Angeles, que cuenta con 11 empleados, “se había convertido en botín político, oficina de corrupción y tráfico de influencias”.

Sobre la denuncia, Pablo García Sáenz, cónsul general de Guatemala en Los Angeles —quien ha estado sólo un mes en el cargo— dijo que no tiene información sobre lo que pudo suceder antes de que él asumiera el cargo.

“No puedo dar información sobre una denuncia de ese tipo. He recibido la documentación

You must be logged in to post a comment Login