Llama Iglesia Católica chilena a terminar con brecha social

Santiago.- El arzobispo de Santiago, cardenal Francisco Javier Errázuriz, llamó el jueves a la clase política de Chile a trabajar en unidad y con medidas efectivas para terminar con la brecha social que afecta a este país sudamericano.

En su homilía en el Te Deum (acción de gracias) por el 198 aniversario de la Independencia de Chile, Errázuriz dijo que se deben buscar “medidas efectivas para disminuir la escandalosa brecha que existe entre los más altos y los más bajos ingresos familiares”.

Ante la presencia de la mandataria chilena Michelle Bachelet, ministros e invitados especiales a la ceremonia realizada en la Catedral Metropolitana, el prelado agregó que las personas que ejercen funciones públicas deben evitar las descalificaciones.

“Queremos que los servidores públicos entiendan, colaboren entre sí, no usen los hechos del pasado como armas política en el hoy, eviten las descalificaciones personales y busquen el bien de Chile y no en primer lugar el bien de su grupo político o de sí mismo”, añadió.

También criticó el ineficiente sistema de transporte capitalino, el Transantiago, y dijo que “con dolor hemos esperado medios de transporte que trasladen a nuestros trabajadores con la mayor rapidez a sus lugares de trabajos y hogares”.

Valoró la aprobación de la reforma previsional, promulgada en marzo pasado, lo cual demuestra que pueden concretarse proyectos en beneficio de los chilenos “en unidad, con seriedad y desprendimiento”.

Errázuriz también dio gracias a Dios porque las autoridades del área financiera del gobierno chileno han hecho frente con éxito a la crisis alimentaria y a las dificultades económicas de carácter mundial.

La presidenta Bachelet, tras cumplir algunas actividades protocolares en el Palacio de La Moneda, dejó la sede de gobierno en un automóvil descubierto y recorrió algunas calles del centro de la capital hasta la Catedral Metropolitana.

En el recorrido recibió los honores de destacamentos de las Fuerzas Armadas y Carabineros (policía militarizada) y de algunas personas que desafiaron el frío matutino para ver pasar a la mandataria, quien vestía un traje claro cruzado por la banda presidencial.

Tras la ceremonia religiosa, la jefa de Estado abordó de nuevo el vehículo descapotable, un Ford Galaxy donado en la década de los 60 por la reina Isabel de Inglaterra, y pronunció un mensaje en el Palacio de La Moneda con motivo de las Fiestas Patrias.

Bachelet aseveró que Chile “es un país que va a ser recibido con orgullo por las próximas generaciones”, aunque reconoció que existen desafíos pendientes, entre ellos mejorar el diálogo entre la oposición y el gobierno.

“Más allá de las diferencias que pueden existir en los sueños de los chilenos y las chilenas, hay un factor común: un mejor país, en el que el desarrollo beneficie a todos y el progreso de algunos no desmedre la calidad de la vida de los otros”, acotó.

La mandataria agregó que también “tenemos el desafío de continuar reduciendo la pobreza, la indigencia, porque no importa lo mucho que hayamos podido avanzar en estos 18 años si todavía quedan compatriotas marginados o en condiciones indignas”.

Bachelet, quien se tomó este jueves la fotografía oficial 2008 junto a su gabinete, instó a los chilenos a “avanzar en cambios que permitan mejorar la calidad de vida de quienes viven en nuestro país”.

“Quisiera desearles a todos unas felices Fiestas Patrias e invitarlos a celebrar como la gran comunidad que somos, orgullosos de nuestra tradiciones y de lo realizado hasta hoy, y unidos en los desafíos que tenemos para hacer de Chile una patria más justa”, dijo.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login