Uribe comienza cabildeo por TLC en EEUU y se reúne con tres ex rehenes

WASHINGTON (AFP) – El presidente colombiano, Alvaro Uribe, inició el viernes en Washington una visita de cabildeo en favor del TLC que su país firmó con Estados Unidos en 2006, durante la cual será recibido por el mandatario estadounidense, George W. Bush, y se reunió con tres ex rehenes de la guerrilla de las FARC.

En su primera actividad oficial, una conferencia en el conservador centro de estudios Brookings Institution de la capital norteamericana, Uribe abogó por el tratado de libre comercio (TLC), que está en apuros en el Congreso norteamericano.

“Esperamos tener en cualquier momento la aprobación de nuestro TLC en Estados Unidos”, sostuvo Uribe, quien argumentó que el acuerdo significaría más inversiones para Colombia que ayudarían al país a combatir las actividades ilícitas como narcotráfico o el accionar de las guerrillas.

Fuertemente cuestionado por la oposición demócrata que controla el Congreso norteamericano, el TLC colombiano tiene pocas chances de lograr una aprobación en el corto plazo según analistas y observadores en Washington, y las esperanzas del gobierno de Uribe están cifradas en una luz verde luego de las elecciones presidenciales norteamericanas del 4 de noviembre.

La campaña electoral que avanza, y las dificultades de la economía estadounidense, están lejos de sumarle simpatías a los acuerdos comerciales aún pendientes en el Congreso.

De no obtener el acuerdo comercial firmado hace casi dos años, el gobierno colombiano deberá contentarse con las llamadas Preferencias Arancelarias Andinas (ATPDEA) que Estados Unidos otorga unilateralmente a Colombia, Bolivia y Ecuador, y que permiten a estas naciones exportar productos sin aranceles al país del norte en contrapartida por su cooperación en la lucha antidrogas.

Pero Uribe, quien reiteró que Colombia es el “mejor aliado” de Estados Unidos en la región, argumentó que los inversionistas no confían en las preferencias unilaterales, que se ven sometidas a revisión y aprobación periódicamente (las actuales vencen el 31 de diciembre próximo).

Uribe se comprometió a tratar de mejorar la situación de los sindicalistas en Colombia, para los cuales los demócratas -al influjo de poderosos sindicatos como la gremial AFL-CIO- piden mayor protección y la resolución judicial de casos de asesinato.

El presidente colombiano reconoció que su país tiene trabajo por hacer en este apartado, pero matizó que la tasa de homicidios de sindicalistas es “mucho más baja que en el país como un todo”.

Por la tarde, el mandatario se reunió con tres norteamericanos ex contratistas del Departamento de Defensa estadounidense que fueron rescatados en un operativo del Ejército colombiano el 2 de julio, luego de cinco años de cautiverio en manos de las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Keith Stansel, Marc Gonsalves y Tom Howes pronunciaron breves declaraciones al término de su encuentro con el mandatario, agradeciendo su rescate y expresando su deseo de que haya paz en Colombia.

En el mismo acto, Uribe tomó juramento de nacionalidad colombiana a la madre de Gonsalves, Jo Rosanno, quien nuevamente se dijo “muy feliz” por haberse reencontrado con su hijo y manifestó su esperanza de que más secuestrados por la guerrilla recuperen su libertad.

Uribe permanecerá dos días en Washington y antes de su partida a Nueva York, en donde tiene previsto participar en la Asamblea General de las Naciones Unidas la semana próxima, planea reunirse con Bush el sábado por la mañana.

You must be logged in to post a comment Login