Brilla en Festival del Libro en Edimburgo la figura de Walter Scott

* El precursor de la novela histórica murió un 21 de septiembre

México, 20 Sep (Notimex).- Edimburgo en agosto y septiembre no
es una ciudad, es una fiesta donde coinciden el Festival
Internacional de Teatro y el Fringe, un torneo de puestas escénicas
independientes, con más de dos mil obras, y el Festival Internacional
del Libro, y debido a eso, la UNESCO la nombró la primera “Ciudad
Literaria”, donde hoy brilla la figura de Walter Scott.

En el despliegue de recursos gastados en promover la lectura y
la creación, han convertido a Edimburgo, donde en cada esquina hay un
castillo con sus propios fantasmas y personajes característicos, un
sitio de atractivos, entre los que destaca el escritor Sir Walter
Scott.

Muerto el 21 de septiembre de 1832, fue precursor de la novela
histórica, con títulos como “Rob Roy” e “Ivanhoe”, y una de las
figuras más prominentes del romanticismo en su país. Además, dio a
conocer esa escuela literaria al mundo de las letras hispánicas.

Nacido el 15 de agosto de 1771 en Edimburgo, Escocia, Scott
cursó estudios superiores en esa misma ciudad y desde pequeño
aprendió a hablar francés, italiano y español.

Antes de dedicarse exclusivamente a la literatura, se desempeñó
como abogado, y más adelante, como secretario judicial, actividades
que le dejaban suficiente tiempo libre para escribir.

Dedicó también parte de su juventud al estudio de la literatura
británica, a la recopilación de leyendas y baladas escocesas, y a la
investigación y análisis de la historia y costumbres de la sociedad
de su país.

También, cuentan sus biógrafos, realizó gran número de
traducciones de poetas extranjeros, y llevó a cabo ediciones de
autores ingleses, como las de los escritos de John Dryden, en 1808, y
en 1814 las del autor satírico Jonathan Swift.

Aunque su fama mundial la debe a sus novelas, Walter Scott
comenzó escribiendo poesía, pero pronto comprendió lo difícil que
resultaba competir contra la fama del vate Lord Byron, quien gozaba
de gran reconocimiento durante esa época.

Fue entonces que decidió dedicarse a la novela. Su primer
trabajo, “Waverley” (1814), le significó un inmediato reconocimiento
por parte de la crítica de su tiempo.

Esta obra, basada en acontecimientos históricos, narra las
cuestiones bilaterales que marcaron las relaciones diplomáticas entre
Inglaterra y Escocia a mediados del siglo XVIII.

A ella le siguieron más de 20 novelas históricas, escritas todas
en menos de cinco años, entre las que destacan “Guy Mannering”
(1815), “El viejo mortalidad” (1816), “Rob Roy” (1818), “La muchacha
de Perth” (1828) e “Ivanhoe” (1820).

En todas ellas utiliza hechos verídicos, aunque los personajes
son inventados. La inspiración para escribir sobre todo ello venía
tanto de la poesía como de los conocimientos que tenía de la
historia.

Según la crítica, sus obras tienen un rico estilo literario que
combina vigor, belleza lírica y claridad en las descripciones. Además
contribuyó en la construcción de los cánones de la novela histórica.

Scott es considerado el primero de los novelistas históricos de
importancia dentro de la literatura europea. En sus escritos sobre
Escocia, Inglaterra y Europa continental, se mostró como un conocedor
de la política, la tradición y sus influencias en los individuos.

Quizá lo más significativo para las letras hispánicas es que
gracias a su obra, la tradición del romanticismo entró de lleno tanto
en España como en América Latina.

Entre los muchos escritores que recibieron su influencia
destacan los españoles José de Espronceda y Mariano José de Lara, la
cubana Gertrudis Gómez de Avellaneda, el venezolano José Antonio
Echevarría, y el ecuatoriano José Joaquín Olmedo.

De esta forma y gracias al interés que sus escritos despertaban
entre el público y los mismos escritores, el total de su obra fue
traducida a distintos idiomas antes de su muerte.

Existen 250 festivales literarios en Gran Bretaña pero el

You must be logged in to post a comment Login