Declaran en Texas zona de desastre a Presidio por inundaciones

Dallas.- El gobernador de Texas, Rick Perry, emitió una declaración de desastre para el condado de Presidio, al agravarse en esa comunidad fronteriza las inundaciones provocadas por las crecidas del río Bravo.

La falla de un dique la víspera permitió que más agua inundara las áreas bajas de Presidio, en el suroeste de Texas, motivo por el que el gobernador emitiera durante la noche una declaración de desastre para la zona.

“Un exceso de liberación de agua de las presas en el norte de México, seguido de períodos de fuertes lluvias, causaron que un dique se rompiera a lo largo del río Bravo, amenazando el condado de Presidio”, explicó Perry al emitir la declaración de desastre.

“Es una situación muy crítica, pero estamos preparados para responder”, dijo a su vez Rod Ponton, vocero de la Oficina de Emergencias del Condado de Presidio.

La Oficina del gobernador y funcionarios de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) solicitaron a las autoridades mexicanas disminuir las liberaciones de agua de su lado, informó Ponton.

Precisó que equipos de trabajadores refuerzan los diques en la margen norte del río.

Perry autorizó asimismo el envío de cinco helicópteros CH-47 para transportar bolsas de arena y otros recursos de prevención de inundaciones, además del uso de 170 reos del Departamento de Justicia Criminal de Texas, para que ayuden a llenar bolsas con arena.

El río comenzó a desabordarse desde principios de esta semana e inundar terrenos agrícolas y áreas bajas de Presidio, una comunidad de nueve mil habitantes ubicada a unos 400 kilómetros al sureste de El Paso.

Las inundaciones en el lado estadunidense han obligado a la evacuación hasta ahora de unas 100 personas, pero muchas más podrían ser forzadas a salir si sigue en aumento el nivel del agua.

Del otro lado del río, la limítrofe comunidad mexicana de Ojinaga permanece seriamente inundada, al estimarse que alrededor de la mitad de la ciudad está cubierta de agua.

Avanza en Texas recuperación de áreas dañadas por Ike

Houston.- Una semana después que el huracán Ike inició su destructivo camino por Texas, demoliendo comunidades y dejando a millones sin electricidad y agua, la recuperación de la zona avanza de manera acelerada, señalaron especialistas.

En declaraciones a medio de prensa locales, los expertos en desastres aseguraron que los signos de progreso son abundantes en Houston, la principal ciudad afectada por el huracán.

La electricidad y el agua han sido restauradas a más de la mitad de los 5.6 millones de residentes, los aeropuertos han reactivado sus operaciones, las filas en las estaciones de gasolina han disminuido y la mayoría de los negocios en el centro y otras áreas han reabierto.

La mayor parte de las escuelas se programan para abrir el próximo lunes, el sistema de transporte público se ha restablecido y una buena parte de las tiendas y supermercados han vuelto a operar, de acuerdo con los especialistas.

Subrayaron que la velocidad con la que se están recuperado las comunidades de Texas puede convertirse en un nuevo barómetro para la recuperación de desastres.

“Aún cuando para muchas personas sea duro verlo de esta forma, las cosas parecen estarse dando bastante bien”, aseguró Hugh Gladwin, quien estudia desde 1992 la respuesta a los desastres por huracanes en la Universidad Internacional de Florida.

Los equipos de emergencia y los funcionarios públicos administran bien la crisis y han evitado la pérdida masiva de vidas y el mayor sufrimiento de muchas personas”, dijo a su vez el director del Centro de Recuperación y Reducción de Peligros de la Universidad Texas A&M, Walter Peacock.

Sin embargo, advirtió, Texas enfrenta aún innumerables problemas, como la administración de un amplio número de personas desplazadas al haber perdido sus viviendas y la reconstrucción de varias comunidades costeras, como Galveston.

El director del Centro Nacional para la Preparación ante Desastres de Columbi

You must be logged in to post a comment Login