Detiene ICE a 21 falsificadores de documentos en Chicago

Chicago.- El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en Chicago detuvo a 21 personas relacionadas con la falsificación de documentos en el vecindario mexicano de La Villita, donde residentes denunciaron arbitrariedades durante el operativo.

La dependencia señaló que durante el operativo, que inició hace tres días, agentes del ICE capturaron a los líderes del grupo denominado “Equipo de Saint Louis”, que operaba en la calle del mismo nombre y la concurrida Avenida 26.

Identificó a Manuel “Manny” Estrada, de 31 años, y Jamie “Jarocho” Solís, de 30, como cabecillas de los falsificadores, quienes habrían heredado el negocio ilícito tras la operación policial “Tigre de papel” de abril de 2007, que concluyó con la detención de más de 20 personas.

De acuerdo con datos proporcionados por la vocera del ICE en Chicago, Gail Montenegro, las aprehensiones se realizaron en una oficina, los hogares de Estrada y Solís, así como dos estudios de fotografía.

Estrada rentaba un local en la esquina de Saint Louis y la Avenida 26 por 700 dólares para la venta de tarjetas falsas de Seguridad Social, de residente extranjero, licencias de manejo e identificaciones del estado de Illinois.

El equipo operaba con vendedores distribuidos en las calles que se encargaban de ofrecer a los peatones y conductores los documentos falsos a precios entre 110 y 150 dólares.

El ICE informó que se seguirá recorriendo La Villita, por tiempo indefinido, en la búsqueda de más implicados en la producción y venta de documentos falsos.

En tanto, en el vecindario La Villita, el sacerdote y activista José Landaverde ofreció este viernes una rueda de prensa para denunciar las arbitrariedades en que incurren las autoridades migratorias para realizar su operativo.

“Los agentes llegaron al vecindario desde las nueve de la noche del martes, con helicópteros y armas, y han estado aterrorizando a la comunidad y llevándose gente inocente”, dijo el sacerdote.

Landaverde presentó el caso de Josefina Pérez, madre de seis hijos y quien denunció la detención de su marido Héctor Medina, en la calle.

“El iba caminando con su primo y lo detuvieron los agentes, acusándolo de falsificador, cuando él trabaja como hojalatero todo el día”, relató la mujer.

Landaverde reconoció que ante los modales de ICE no se puede hacer nada más que ayudar a la comunidad indocumentada a que se proteja, y pedir a los ciudadanos estadunidenses su solidaridad en la demanda de respeto a los derechos humanos.

La Villita lucía este viernes solitaria, en especial la siempre concurrida calle 26, y aunque los comercios abrieron normalmente, la población decidió no arriesgarse mientras sigan los agentes migratorios en la zona.

Por la tarde, un aparatoso operativo de la policía de Chicago asustó aún más a la población. Cinco camionetas semejantes a las que utiliza el ICE, con más de 20 elementos policiales y dos francotiradores, llegaron a la esquina de Springfield y la calle 25.

El operativo tenía como objetivo atrapar a traficantes de droga, pero en el inmueble, donde funciona una tienda de abarrotes, sólo había mujeres y niños.

La policía revisó minuciosamente la casa, sin que los francotiradores dejaran de apuntar hacia la misma, y al no encontrar lo que buscaban se retiró media hora después, dejando a los vecinos nerviosos y confundidos.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login