El “gran negocio” del estado de emergencia

Declarar estado de emergencia es para algunos comedores de carroña de Paraguay un gran negocio, que se traduce en millones de dólares.

La idea de declarar estado de emergencia en Paraguay es algo que hace mucho venían acariciando los “chicos buenos” de las ONGs financiadas por USAID, el NED, IAF, y otras fundaciones anexas a la CIA que hoy al fin alcanzaron el tan anhelado zoquete en la función pública en Paraguay, y viven de las escuálidas arcas públicas de un país miserable entre miserables.

Rescatando a los rescatistas
El resultado del estado de emergencia no ha sido, a pesar de todo, una pronta asistencia a los damnificados sino una gran polémica en torno al automovilismo y el aumento en la recepción de donaciones de la ex operadora del Plan Colombia Liliana Ayalde, hoy embajadora en Paraguay.

También dejó como saldo la odisea de un supuesto salvavidas al servicio del ministro-guevarista-financiado-por-la-embajada-norteamericana Camilo Soares, que cuando efectuaba una operación de socorro se dio un minuto de relax para cazar sin necesidad animales silvestres, y que en el empeño cayó en un pozo y se perdió.

El resultado fue que el gallardo rescatista debió ser buscado con helicópteros hasta que finalmente pudo ser rescatado.

Elogiando al imperio
Antes de anunciar que finalmente el rally quedaba suspendido, el ministro de emergencias Camilo Soares aprovechó para realizar ante la prensa una verdadera apología del imperialismo generoso, y tantos elogios prodigó a la embajada norteamericana que poco faltó que pida vítores populares por George W. Bush.

Emulando a los falsos idealistas que cantan loas y dedican panegíricos auto-alabando las propias atrocidades del imperio, Soares ensalzó la generosidad norteamericana traducida en jugosos cheques como los que impulsaron toda su carrera política y las cuentas bancarias de los periodistas y medios que le promocionan.

Para entender cómo en Paraguay un guevarista puede ser simultáneamente un propagandista del imperialismo.

Vale señalar que muchos grupos similares al de Soares han construido una estrecha dependencia con el imperio mediante el juego combinado de concesiones de becas, donaciones a ONGs establecidas como mamparas de partidos políticos surgidos “espontáneamente”, la prensa cooptada por el Fondo Nacional para la Democracia (NED), sindicatos de periodistas sobornados por la AFL-CIO, y, lógicamente, el temor inspirado y la influencia financiera y política.

De la fuerza que presta su posición de cliente importantísmo ante las amistades sinceras o desinteresadas brotan todas las alabanzas imaginables por la boca de funcionarios obsecuentes como Camilo Soares, esclavos que se ven a sí mismos con los ojos del amo, magistralmente descriptos por Fanon en .”Los condenados de la Tierra”. 

Cátedra de incoherencia
Para hacerse una idea de la incoherencia de estos personajes, basta poner como simple botón de muestra hechos como el siguiente: el mismo día que Venezuela y Bolivia expulsaban a los embajadores del imperio y se recordaba a Salvador Allende:

Este ministro del obispo presentado por la prensa mediática como guevarista, recibía dólares imperialistas de la mano de la ex operadora del Plan Colombia Liliana Ayalde, hoy embajadora en Paraguay.

Mientras países de nuestra América repudiaban a los embajadores yanquis, Honduras suspendía la recepción a un nuevo diplomático y se recordaba en Chile a Salvador Allende, este impúdico personaje embolsaba dólares de la mano de la embajadora Ayalde, quien ya sobresalió previamente distribuyendo sobornos de USAID desde su Legación en Bogotá. Ver:
http://www.abc.com.py/2008-09-11/articulos/449971/eeuu-dona-us-50-mil-para-e mergencia-en-el-chaco.

Lejos está este ministro paraguayo de la dignidad que han patentizado los auténticos revolucionarios a quienes dice admirar, como las autoridades de la isla de Cuba, que rechazaron los hipócritas ofrecimientos de Was

You must be logged in to post a comment Login