Retoma su camino el Jazz Latino en Nueva York: Poncho Sánchez

* Llevará al FIC toda la fuerza de sus ritmos.Por Juan Carlos Castellanos C.

México, 23 Sep (Notimex).- Poncho Sánchez, conguero e intérprete
de salsa, conocido como uno de los mejores percusionistas y líder de
una de las bandas más populares de Jazz Latino en la actualidad, ve
con agrado que ese género está retomando su trono en Nueva York,
donde hoy tiene miles de seguidores.

En entrevista, comentó que el Jazz Latino en Nueva York “está
retomando su auge, como en los años 50 y 60 cuando fue muy popular,
aunque en los 80 poco a poco se vio relegado por el rock y el pop.
Sin embargo, en los últimos años ha reconquistado su sitio y hoy
existe un importante movimiento de él”.

Sánchez será uno de los platos fuertes del 36 Festival
Internacional Cervantino, que se realizará del 8 al 26 de octubre en
Guanajuato y varias ciudades del país, incluyendo esta capital. Se
presentará durante 90 minutos el sábado 18 por la noche, en la
Explanada de la Alhóndiga de Granaditas.

Si bien desde los 11 años aprendió de manera autodidacta a tocar
guitarra, flauta, batería y timbales, lo que de verdad definió su
futuro en las congas fue “pensar en la magia que arrobaba a mis
hermanas mientras, niñas, bailaban con la música que salía del radio
y la que años después me serviría de guía”.

Al recordar sus inicios, llegó a su mente la discriminación que
sufrió, “porque los puertorriqueños y cubanos me decían que los
mexicanos y los chicanos no podíamos tocar la conga. Pero un día, al
escucharme gente calificada, me dijeron: Tu mamá ha de ser de Puerto
Rico, porque chico!, tocas muy bien”.

En esa evolución y en esa lucha constante por hacer que su
música brillara, conoció a Tito Puente, quien lo felicitó a tal grado
que se hicieron amigos. “Siempre recibí buenas palabras de él,
consejos valiosos y lo mejor de su amistad. Creo que mi música sí le
llegó a gustar, si no, me lo habría dicho”.

Amante del mambo, son, chachachá, rumba, guaracha, salsa, bebop
y, por supuesto del jazz, el entrevistado confesó: “Me encanta
prácticamente toda la música y todos los géneros. Disfruto al hacer
mezclas y combinaciones; lo único que no me agrada es el rock y heavy
porque son demasiado ruidosos”.

Con más de 200 canciones en su repertorio, lamentó no poder
tocarlas todas durante en el Cervantino. Sin embargo, dijo “haré un
concierto con mucha salsa, latin jazz y latin soul, acompañado en el
piano por David Torres y por Francisco Torres en el trombón, a
quienes conozco desde hace 30 y 10 años”.

El concierto en la Alhóndiga, informó el artista, iniciará con
música de su primer disco, le seguirá un recorrido por sus
grabaciones más celebradas, y aterrizará con los temas que integran
su más reciente álbum, el 29 de su trayectoria. Tiene esa producción,
pese a no saber leer ni escribir música.

“Todo lo hago a través del oído, y son los pianistas quienes me
ayudan a hacer las partituras. Hace algunos años publiqué un libro,
llamado Poncho Cook Book, donde doy a conocer mi método a los jóvenes
que desean hacer música como la que yo hago”, añadió el baluarte del
jazz latino en Estados Unidos.

El sonido que genera el entrevistado es la mezcla de dos
culturas, la mexicana y la estadounidense, al abrevar de la música
afrocubana, mambo, chachachá, son, rumba, guaracha y salsa, y del
bebop y el jazz. El ha tomado con donaire el cetro cedido por
gigantes como Clare Fischer, Tito Puente y Machito.

Luego de militar en varios grupos, en 1975 llegó con el
vibrafonista Cal Tjader para convertirse en su conguero estrella.
Tras el deceso del director, en 1982, Sánchez formó su propia banda y
desde entonces ha forjado una cadena de giras y grabaciones que lo ha
llevado a conquistar el Grammy en 1999.

El músico de 57 años atribuye su éxito a que no persigue más que
un objetivo, “que la gente sea feliz, que se sienta bien y baile con
lo que hago. Por eso, mientras yo viva, el público tendrá buenos
motivos para escuchar, bailar y disfrutar de buena música, d

You must be logged in to post a comment Login