Peter Lenk desnuda en tríptico a Merkel y Schröder

Por Olga Borobio. Corresponsal

Berlín, 24 Sep (Notimex).- La ciudad alemana de
Bodman-Ludwigshafen tiene una nueva atracción turística, el nuevo
tríptico del escultor Peter Lenk que muestra a la canciller federal,
Angela Merkel y a su predecesor Gerhard Schröder, como Dios los trajo
al mundo, desnudos.

La escultura, ubicada junto al ayuntamiento de
Bodman-Ludwigshafen, denominada por muchos críticos como
“Arte-Pornográfico”, ha provocado que el alcalde de la ciudad, a la
orilla del lago Constnaza, no tenga ni un minuto libre.

Cientos de turistas acuden a la ciudad para ver la escultura de
los políticos desnudos. “Relieve de erotismo de grupo” es como Lenk
debería haber titulado su obra, opinan otros.

En el polémico tríptico, titulado “La herencia de Ludwig”, se
puede contemplar a un grupo de políticos y hombres de negocios
desnudos, como por ejemplo, el suizo Josef Ackermann, presidente del
Deutsche Bank o el presidente de Daimler, Dieter Zetsche o Ferdinand
Piëch, cuya familia junto con el clan Porsche son dueños del
consorcio de coches deportivos Porsche.

Sin embargo, la cúspide de la obra de Lenk es la obra titulada
“Global Players” (jugadores globales) en la parte de la derecha del
tríptico. En ella se puede contemplar a Angela Merkel desnuda en el
centro de la escultura con dos famosas personalidades de la política
a cada lado.

A la izquierda de Merkel, se encuentra Gerhard Schröder, cuya
mano cubre la zona genital de la actual canciller, a la vez que su
miembro viril es cogido por el ex ministro de finanzas alemán Hans
Eichel, el cual, con su mano libre también se agarra el suyo.

Al mismo tiempo, la actual canciller de Alemania, sujeta el
miembro de su antiguo socio de Baviera de la CSU, Edmund Stoiber y
éste hace otro tanto con el líder del Partido Liberal Guido
Westerwelle.

Los políticos esculpidos en mármol muestran una actitud jocosa,
que ha provocado que numerosas voces se alcen en contra de la nueva
escultura incluida en un tríptico de alrededor de 12 metros de largo
por tres de alto, donde el artista quiso unir crítica, provocación y
humor.

Lenk comentó que él quiere con su obra “reflejar la línea
obscena que separa el poder y el dinero”. Trata sobre “el nuevo y el
viejo feudalismo. Y el debilitamiento de la democracia”, dijo el
artista.

Respecto a su obra del grupo de políticos desnudos, el escultor
comentó que “cuando se trata de sus privilegios y de sacar dinero de
los bolsillos de los ciudadanos, todos se comportan de la misma
manera. La política es mucho más pornográfica que cualquier arte”.
Para Lenk, el conjunto de los políticos desnudos representa a los
artífices de las dolorosas reformas socioeconómicas.

El escultor añadió que él no “necesita justificar su obra”.
Después de todo “raramente se ve a los políticos tan felices juntos”.
Su personal interpretación de los empresarios de primer nivel,
algunos de los cuales aparecen rodeados de montañas de dinero, es más
importante, “puesto que los políticos son sólo las marionetas de esos
hombres”, añadió Lenk.

El partido de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de
Baden-Wurttemberg, estado federal al que pertenece
Bodman-Ludwigshafen, se escandalizó con la escultura de Lenk.

“Es una porquería”, aseguró Thomas Strobl, secretario regional
de la CDU y yerno del ministro alemán del Interior, Wolfgang
Schäuble, en relación a la escultura donde aparece Merkel.

El escultor es conocido por su gusto por la provocación. Desde
siempre defendió sus figuras burlescas, más como caricaturas que como
arte. El artista nacido en 1957 en la ciudad alemana de Núremberg, no
es la primera vez que desnuda a políticos en sus obras.

En la ciudad alemana de Stokach, Lenk colocó una escultura del
ex-canciller de Alemania, Helmut Kohl, representado como si se
tratara de un infante, al tiempo que es azotado en el trasero por una
representación de la justicia que le sostiene en su regazo en lo alto
de una columna.

©

You must be logged in to post a comment Login