Se asoma Enrique Rentería a la fortaleza femenina.

* Revisa “En los ojos de los gatos” sucesos fundamentales del país.

México, 24 Sep (Notimex).- Los últimos 40 años de la historia de
México son contados por el escritor Enrique Rentería de una manera
muy peculiar: a través de la vida de tres mujeres que sobreviven a
sucesos como la violencia, el Movimiento Estudiantil de 1968, los
sismos de 1985 y la complicada realidad de los jóvenes de hoy.

Con los ingredientes de la continuidad de tres generaciones de
una familia, Enrique Rentería (Ciudad de México, 1952) cuenta en su
libro “En los ojos de los gatos”, una historia donde a esas mujeres
les toca vivir un México con sucesos violentos y naturales, que
desembocan en el México contemporáneo.

“Donde no quise enfatizar fue en el narcotráfico y los
secuestros, pero quizá si hubiera pasado lo de las granadas en
Michoacán antes de terminar la novela, a lo mejor ahí hubiera
terminado, porque creo que es un suceso que también cambiará bastante
la noción que tenemos de nuestro propio país”, explicó el autor a
Notimex.

“Lo otro es la fascinación por el mundo femenino. Me declaro
abiertamente lesbiano, me encantan las mujeres y me fascina su
fortaleza. El libro retrata un mundo donde los hombres se ausentan y
no sirven para mucho. Esto tiene que ver con que yo mismo crecí entre
mujeres, mi abuela y tías, rodeado de un mundo femenino, una casa
construida y sostenida por ellas”, abundó en entrevista.

En el libro publicado por Tusquets, Lolita es la tía predilecta
de Artemisa y su hermano Félix. Lolita es una mujer melómana y
rebelde que representa una gran influencia para los adolescentes.

En compañía de ella, Artemisa y Félix conocen las drogas, las
discotecas, acuden a mítines y van al Cine Latino a ver películas
para adultos. Con ese bagaje, Artemisa, alumna de recién ingreso a la
preparatoria, se enamora de su profesor de Literatura y con él
aprende a ejercer su libido.

Cierto día, los sobrinos van a buscar a Lolita, pero al llegar a
su departamento nadie responde, luego descubrirán el cuerpo de su tía
desnudo, colgado y con las venas de las muñecas abiertas.

Además de ésto, la tarde del 2 de octubre de 1968 la violencia
se desata. Ese día, en medio de una multitud en Tlatelolco, la joven
Artemisa se encuentra con su profesor y presencia su fatal desenlace.
Ella, quien por azar está en el momento y lugar equivocados, es
apresada por el Ejército.

A los 17 años, Artemisa se convierte en madre soltera al dar a
luz a Casandra, quien a los 14 años de edad, como consecuencia de una
relación efímera, queda embarazada y un 19 de septiembre de 1985 da a
luz a Eurídice, una bebé que nació tres horas y 19 minutos antes del
sismo que casi destruyó a la Ciudad de México.

Sin embargo, el hospital donde nació Eurídice se colapsa y ella
queda sepultada al igual que su madre, Casandra. Es así como se
convierte en parte de una raza casi mutante, llamada “bebés del
sismo”. A los 23 años también ella quedará embarazada de uno más de
los hombres invisibles de esta familia.

“En mi experiencia personal creo que las relaciones están en
crisis, es muy difícil sostenerlas. Pertenezco a una generación en la
que casi todos fuimos padres muy jóvenes y luego nos separamos. Los
que quisimos tener más hijos pues hicimos otra familia. Aunque
socialmente parece no ser lo ideal, es lo que nos encontramos en la
realidad”, dice el autor al explicar el por qué de la recurrencia en
dibujar a mujeres fuertes pero solas.

“En la novela funcionaba que las mujeres se quedaran solas para
hacerlas más fuertes, sobrevivientes de sismos y de violencia
política. Creo que se asemeja demasiado a la realidad”, comentó.

Ellas, agregó, son como los gatos, ejercen una sensación muy
misteriosa, es el único animal que tiene siete vidas, y como estas
mujeres son sobrevivientes y son capaces de salir ilesas de una
masacre, de un edificio que se derrumbó y de la vida que las trató de
aplastar, para mí la metáfora más cercanas eran los gatos.

Enriq

You must be logged in to post a comment Login