Defiende Benedicto XVI rol positivo de la escuela católica

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI defendió el jueves el rol positivo de las escuelas católicas en la sociedad moderna y exigió “efectiva igualdad” con las estatales para garantizar libertad a los padres en la educación de sus hijos.

“La escuela católica es una expresión del derecho de todos los ciudadanos a la libertad de educación y del correspondiente deber de solidaridad en la construcción de la convivencia civil”, sostuvo.

Al recibir a un grupo de asistentes a un congreso de estudios sobre el tema en Castelgandolfo, a 30 kilómetros al sur de Roma, el Papa pidió a los educadores demostrar los valores que motivan su labor.

Para que las instituciones católicas sean “apreciadas” es necesario que tengan una “madura conciencia” no sólo de su idéntica eclesial sino de su proyecto cultural, apuntó.

El obispo de Roma llamó además a reconocer el “significado civil” de estas realidades que “no defienden los intereses grupales” sino que ofrecen una “preciosa contribución” al momento de edificar el bien común de la sociedad entera.


Exige El Vaticano honestidad a profesores de religión

Ciudad del Vaticano.- El Vaticano difundió el jueves un documento que identifica las cualidades obligatorias de los profesores de religión en el mundo, entre las que figuran honestidad, idoneidad pedagógica e integridad doctrinal.

La Congregación para la Educación Católica presentó la “Instrucción sobre los Institutos Superiores de Ciencias Religiosas”, un texto de 18 páginas que norma el actuar de las instituciones dedicadas a la formación de los maestros en este campo.

“Deben distinguirse siempre por la idoneidad científico-pedagógica, honestidad de vida, integridad de doctrina, dedicación al debe”, indicó el escrito.

Agregó que para contratar a una persona como docente estable de religión debe demostrar “riqueza de doctrina, testimonio de vida, sentido de responsabilidad eclesial y académica, que demuestre poseer capacidad pedagógico-didáctica”.

La normativa estableció que para ser aceptado en una escuela católica, un profesor debe cursar estudios durante cinco años y ofrecer de esta manera formación a personas -no sacerdotes o religiosas- que demuestran interés por las “ciencias sagradas”.

Así los planes de estudio considerarán dos ciclos, el primero de tres año, luego del cual se consigue el “bachillerato”, y el segundo de dos, que otorga la “licenciatura en ciencias religiosas”.

“Los institutos de Ciencias Religiosas quieren ofrecer el conocimiento de los elementos principales de la teología y sus necesarios presupuestos filosóficos y complementarios de las ciencias humanas”, apuntó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login