Huelga médica en Perú continuará tras fracasar diálogo con el gobierno

LIMA (AFP) – Una huelga nacional de médicos iniciada el 15 de septiembre se mantendrá tras el fracaso de las conversaciones entre los representantes del gobierno y del gremio al cabo de tres días en busca de un acuerdo, alertó la poderosa Federación Médica Peruana el jueves.

Los médicos cerraron con un virtual portazo en las narices del primer ministro Jorge del Castillo los intentos gubernamentales por solucionar la paralización, al considerar insuficiente la respuesta a sus propuestas.

“Consideramos totalmente humillante para los médicos del país la fórmula de pago que el gobierno propone para satisfacer nuestras exigencias de aumentos salariales”, dijo Julio Vargas, titular de la Federación Médica, a periodistas.

Lo que originó la cólera de los médicos fue que el gobierno del presidente Alan García, un conservador de origen socialdemócrata, había propuesto pagos progresivos hasta julio de 2011 de la asignación extraordinaria por trabajo asistencial, una de las principales demandas del gremio médico.

“Hemos decidido continuar nuestra medida de lucha y responsabilizamos al gobierno de las consecuencias de ello”, advirtió el principal dirigente de la huelga.

El dirigente informó el jueves en la tarde que los médicos acordaron radicalizar las medidas de protesta y procederán en la próximas horas a la entrega de cinco hospitales y darán de alta a sus pacientes.

“Ha sido un acuerdo por unanimidad en la asamblea nacional. Hemos tomado la dolorosa decisión de iniciar las medidas de radicalización porque hemos sido víctimas una vez más de la burla de los funcionarios del más alto nivel”, agregó.

En tanto, las autoridades peruanas aseguraron que denunciarán penalmente a los médicos que resulten responsables de la muerte de pacientes por falta de atención.

El gremio médico destacó, sin embargo, que el gobierno podría devolverlos a la mesa de negociaciones si al menos satisface una demanda no económica de sus reclamos: la destitución del ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca. Algo a lo que el presidente García ya se negó.

La incertidumbre rodea la posibilidad del reinicio de conversaciones entre el gobierno y los médicos, aunque estos últimos ya tienen la certeza de que dejarán de atender incluso en los casos de urgencias, como medida de presión.

Los intentos de mediación de otras entidades, como la muy influyente iglesia católica, ya se agotaron. Esta situación podría derivar, de persistir la huelga, en una solución política.

Los hospitales públicos de Perú no atienden a pacientes, las consultas están suspendidas y sólo funcionan los servicios de urgencia con restricciones.

En Perú existen 6.000 centros estatales, entre hospitales y postas médicas, que han dejado a miles de peruanos desamparados y con el temor de no ser atendidos.

Los propios médicos huelguistas instalaron carpas frente a los hospitales, donde ofrecen atención ambulatoria gratuita a los incómodos pacientes.

Los 20.000 médicos que acatan la paralización exigen al gobierno que cumpla con un acta que firmó meses atrás en que se compromete a dar incrementos salariales y a aumentar el presupuesto del sector salud para la mejora en la atención hospitalaria.

You must be logged in to post a comment Login