Tabaqueras contrataban a estrellas de Hollywood para fumar en las películas

PARIS (AFP) – Las grandes tabacaleras pagaban millonadas a las estrellas de Hollywood de primera mitad del siglo pasado para que éstas aparecieran fumando en las películas, según un grupo de investigadores que tuvieron acceso a algunos de esos contratos.

Clark Gable, Spencer Tracey, Joan Crawford, John Wayne y Bette Davis fueron algunas de las míticas estrellas cinematográficas utilizadas por la industria del tabaco, previo pago de millones de dólares, para dar una imagen de “glamour” del cigarrillo, según denunciaron los investigadores.

Un equipo dirigido por el profesor Stanton Glanzt, del Centro de Investigación y de Educación sobre el Control del Tabaquismo de la Universidad de California (Estados Unidos) tuvo acceso a los contratos suscritos entre los productores de tabaco y las grandes estrellas de Hollywood desde los inicios del cine hablado, a finales de los años 20, hasta la llegada de la televisión en los años 50.

El grupo de investigadores pudo comprobar que Paramount y Warner Bros eran los estudios con más acuerdos promocionales con las tabacaleras, especialmente con Lucky Strike (American Tobacco) y Chesterfield (Ligget & Myers).

Sólo American Tobacco pagó a finales de los años 30 el equivalente actual a 3,2 millones de dólares a las estrellas cinematográficas para relacionarlas con los cigarrillos Lucky Strike.

Las grandes estrellas de la época promovieron la imagen de marca de Lucky Strike, Old Gold, Chesterfield o Camel, entre otras.

Los investigadores subrayan la sinergia entre ambas industrias: los productores de tabaco ganan una mejor “aceptación social” del cigarrillo y los estudios de cine se aprovechan de las estrategias comerciales de la industria del tabaco.

La presencia de fumadores en las pantallas es denunciada con frecuencia como un incentivo al tabaquismo de jóvenes y adolescentes.

Los que se oponen a una reglamentación sobre la presencia de fumadores en las películas defienden que la representación del tabaco forma parte del patrimonio artístico del cine estadounidense, citando clásicos como “Casablanca” (1942) y “La extraña pasajera” (1942).

El estudio, financiado por el Instituto Nacional del Cáncer Grant, fue publicado este jueves por la revista especializada británica Tobacco Control.

You must be logged in to post a comment Login