Busca región belga de Valona revertir soledad de ancianos

Bruselas.- Ante el creciente abandono y soledad en la que viven los ancianos de la región francófona belga de Valona, las autoridades locales lanzarán dos programas sociales para reintegrar a los adultos mayores a actividades sociales.

Datos del gobierno local revelaron que 31.4 por ciento de los 25 mil 630 ancianos de la región valona viven solos y 40 por ciento de las personas entre 85 y 89 años están en situación de aislamiento.

Para cambiar esa situación, el gobierno implementará un proyecto de “familias de acogida”, que son hogares privados que recibirían hasta tres ancianos para vivir en sus casas como si fueran de sus familias.

“Buscaríamos la ayuda de personas que tengan disponibilidad y capacidad de alojamiento que podamos aprovechar”, explicó el ministro valón de Salud y Acción Social, Didier Donfut.

La iniciativa es considerada como una alternativa para aquellos ancianos que viven en soledad, pero que no quieren vivir en las instituciones de reposo.

El gobierno se encargaría de subvencionar las inversiones necesarias para adaptar los hogares a las necesidades de los ancianos -como la instalación de ascensores- y de inspeccionar las condiciones de los locales y la capacitación de quienes los cuidarían.

Donfut confía que, bajo la supervisión del gobierno, los ancianos serín incluso mejor tratados por las familias de acogida que por sus propias familias, donde no son raros los abusos cometidos sin que las autoridades puedan intervenir.

Para poner en marcha la iniciativa el ministro pidió un incremento de 60 millones de euros (unos 87.6 millones de dólares) en el presupuesto para 2009.

Además, el ayuntamiento de la ciudad valona de Namur planea poner en marcha el proyecto “Voisin”âge”, un juego de palabras que puede ser traducido por “Vecin’dad” y que implica una iniciativa para reducir la soledad de los viejos que prefieren seguir viviendo solos.

“Proponemos recrear lazos entre las personas de las mismas calles y barrios con la realización de visitas de vecinos-voluntarios a las personas mayores solas”, dijo al diario local La Libre el consejero municipal para Asuntos Sociales, Belgique Maxime Prévot.

Los vecinos-voluntarios entrarían en contacto con un anciano que viva aislado en su barrio y, con su permiso, le haría visitas regulares.

“Siempre los oímos reclamar que antes la gente se hablaba, se conocía, que ya no es la misma cosa”, comentó Prévot.

“Trataremos de ofrecerles un oído, una ayuda particular, ayudarles a hacer una compra, acompañarlos al hospital o simplemente tomar un vaso de agua”, dijo.

A pesar de no percibir un salario, los vecinos-voluntarios sí serán asegurados por el ayuntamiento y recibirán pases para el autobús.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login