“Give Peace A Chance”: Paul McCartney entusiasma en Tel Aviv

TEL AVIV (AFP) – La voz era la misma, los acordes de la guitarra estaban calcados con la misma precisión, los arreglos legendarios sonaban impecables y el entusiasmo seguía intacto. La varita mágica de Sir Paul también hizo el milagro la noche del jueves en Tel Aviv.

La estrella comenzó el concierto con un cálido “Shalom Tel Aviv” al público.

“Chana Tova. Ramadan Karim”, dijo Paul McCartney con sonrisa maliciosa a sus admiradores, feliz año nuevo en hebreo a los judíos y buen ramadán en árabe a los musulmanes.

Con el mismo tono, entonó el célebre “Give peace a chance” (dar una oportunidad a la paz) de John Lennon, e insistió “make peace, make peace” (hagan la paz, hagan la paz).

“Magical Mystery Tour” … la ilusión fue perfecta: hasta los fantasmas de George Harrison y de John Lennon, sin olvidar el ritmo machacón de Ringo Starr, estaban presentes en el escenario del parque Hayarkon para secundar a McCartney, eterno jovenzuelo de 66 años.

En el césped, rodeados de un cordón de seguridad formado por miles de policías, unos 50.000 fans entusiastas aplaudían al músico británico en su primera actuación en Israel. El artista les animaba a corear las canciones, diciéndoles algunas palabras en hebreo.

Todas las generaciones estaban representadas, jóvenes y menos jóvenes. “Crecí con los Beatles. Tengo la impresión de estar viendo a alguien de la familia”, confiaba Yanor May, de 38 años, llegado la víspera de Haifa (norte de Israel).

Leora Fried, de 58 años, apenas podía retener las lágrimas. “Es muy guapo, muy esbelto. Soñaba con este concierto desde hace mucho. Menos mal que los terroristas no le han amedrentado”, dijo, aludiendo a las amenazas sufridas por el artista.

A principios de septiembre, un extremista musulmán libanés, Omar Bakri Muhammad, citado por el británico The Sunday Express, había afirmado que McCartney “no (estaría) en seguridad” si viajaba a Israel.

“Combatientes dispuestos a sacrificar la vida lo golpearán”, había agregado.

Varias organizaciones propalestinas también habían instado a la estrella a boicotear Israel por la represión de los palestinos.

McCartney, que se habían acercado a la basílica de la Natividad de Belén, en Cisjordania, dijo el miércoles a la prensa: “He venido a este lugar para decir que necesitamos paz en esta región y dos Estados. Traigo un mensaje de paz y pienso que la región la necesita”

Todos los diarios estaban este jueves en la gloria. El Yediot Aharonot, el de mayor tirada en Israel, tituló en primera plana y en inglés “All You Need Is Love”, con una foto de McCartney a la guitarra, durante el ensayo general en Tel Aviv.

“La insistencia de McCartney para actuar en Israel, a pesar de los llamamientos de organizaciones políticas y amenazas de muerte proferidas por elementos radicales islámicos, es digna de admiración”, estimó Ron Prosor, embajador israelí en Londres, en un editorial firmado en Maariv con el título de “Let it Be”.

Este concierto, escribió el embajador, que se desplazó en enero a Liverpool para entregar a Paul McCartney una invitación para el 60º aniversario de Israel, es “un éxito diplomático”.

Cerca de 50.000 entradas se vendieron a precios que oscilaban entre 100 y 1.000 euros. Las localidades más caras se agotaron en pocos días, solicitadas por ministros, diputados y empresarios.

McCartney, acompañado por un centenar de personas, entre ellas 30 músicos, se apoderaron el martes de las 21 suites de un prestigioso hotel de Tel Aviv a la orilla del mar.

You must be logged in to post a comment Login