Teme Israel ola de violencia contra círculos pacifistas

Jerusalén.- El fallido atentado contra un prominente pacifista israelí ha alertado a los servicios de seguridad de Israel que ven con temor un resurgimiento de la violencia nacionalista, tal y como ocurrió en la época del asesinado Isaac Rabin.

El servicio secreto israelí, el Shabak, y la policía se encuentran en plena investigación para dar con los terroristas que la madrugada del jueves lanzaron una bomba contra la residencia del profesor de Ciencias Políticas, Zeev Sternhell, quien resultó con heridas leves.

Según las sospechas, el ataque fue perpetrado por una organización de extrema derecha que “conoce la forma de actuar del servicio secreto”, el encargado de prevenir contra este tipo de ataques nacionalistas, informó este viernes el diario Yediot Aharonot.

Las pesquisas se centran en un grupo que, la misma noche, lanzó en la calle donde reside el profesor cientos de octavillas en las que ofrecía un premio de 1,1 millones de shékels por el asesinato de cada miembro del movimiento Paz Ahora, creado a finales de los 60 por ex oficiales del ejército israelí para alentar las negociaciones con los países árabes vecinos.

La octavilla del grupo nacionalista, que declara al Estado de Israel como su “enemigo”, defiende la creación del bíblico “Reino de Judea” en una campaña separatista que ya en el pasado tuvo algún eco.

El atentado contra Sternhell, investigador de movimientos fascistas, es el tercero contra círculos pacifistas en las últimas tres décadas.

El primero fue hace 25 años en una manifestación por la paz, que costó la vida a un militante cuando un extremista de derecha lanzó una granada contra los activistas.

El segundo fue cometido por un estudiante ultranacionalista en 1995 contra el entonces primer ministro Isaac Rabin, a quien consiguió asesinar y frenar con ello el proceso de paz de Oslo con los palestinos, iniciado sólo dos años antes.

Según el periódico Haaretz, no es coincidencia que Sternhell haya sido blanco ahora de un nuevo atentado de este tipo y apuntó a que la crisis política en Israel es una de las razones.

“Puede ser un intento para intimidar a Tzipi Livni”, señaló el diario en su edición de este viernes sobre la primera ministra nominada, que está en plena formación de gobierno y quien ya adelantó que seguirá negociando la paz con la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

La extrema derecha teme que Livni siga adelante con el proceso de paz con los palestinos y les devuelva, como ya lo había prometido Olmert, la mayor parte del territorio de Cisjordania, que los nacionalistas judíos ven como parte de la Bíblica Tierra de Israel.

En los últimos meses la violencia de estos grupos, identificados claramente con el movimiento colonizador, se había centrado en la población palestina, con palizas a agricultores, lanzamiento de granadas, y otros ataques destinados a aterrorizar a civiles de Cisjordania.

Viendo que el efecto de estos ataques no genera la consecuencia deseada, parar el proceso de paz, puede que vuelvan sus caras hacia círculos pacifistas en Israel, tal y como ya hicieron, con éxito, en los 90, indicó el rotativo.

En previsión de una situación similar, la policía y el Shabak han elevado la alerta entre miembros del movimiento Paz Ahora, entre ellos su secretario general Yariv Oppenheimer, que es custodiado por agentes secretos.

Oppenheimer dijo que el ministro de Defensa, Ehud Barak, le telefoneó para comunicarle las nuevas medidas de seguridad y consideró que “estos nuevos ataques de la derecha extremista son una amenaza existencial para la democracia israelí”.

El secretario general exhortó asimismo a la policía y al Poder Judicial a tratar con mano dura a estos activistas, en lugar de “dejarlos marchar” como hace hasta ahora por temor a una revuelta mayor.

“Las autoridades deben terminar con la política de tolerar a estos grupos entre los colonos y quienes los apoyan, antes de que cometan un nuevo asesinato político”, declaró.

Sternhell y Oppenheimer ya habían recibido amenaz

You must be logged in to post a comment Login