.Dan a conocer pintores franceses colección de exvotos de André Bretón.

México, 27 Sep (Notimex).- Un exvoto es el medio físico para
agradecer un favor, un milagro; puede ser un objeto y en los atrios
de las iglesias en México se venden por unos cuantos pesos, consigna
en un artículo Radio France Internacionale, en su versión impresa de
Internet, del 17 de este mes.

Las figurillas son recortadas en metal, y los peregrinos eligen
el que más les conviene o se asemeja a su situación. Pueden ser ojos,
brazos, piernas y muchas otras formas más.

Cabe hacer notar que hoy en día, pintores como Jean-Paul Chambas
y Hervé Di Rosa trabajan en Francia en la difusión de esta
manifestación artística de la cual poseía una colección particular el
poeta francés, padre del surrealismo, André Bretón.

“Nosotros reducimos el arte a su más simple expresión, que es el
amor”, solía decir Bretón, crítico, poeta y revolucionario francés,
que llegó a ser considerado por los surrealistas como “maestro del
pensamiento” y que murió el 28 de septiembre de 1966.

Bretón nació en Tinchebray-Orne, Francia, el 18 de febrero de
1896, en el seno de una familia de clase media. Aunque nunca habló de
su infancia, ni de sus estudios, se sabe que a muy temprana edad se
interesó por la medicina y la psiquiatría.

Según datos biográficos disponibles, a los 19 años se enfocó en
la neurocirugía, de acuerdo con los postulados teóricos de Sigmund
Freud, y ya en su vida profesional, trabajó en hospitales de París,
donde fue un pionero del movimiento psiquiátrico.

Aún muy joven entró en contacto con el mundo del arte, a través
del grupo Dadá, en 1916, junto a Louis Aragon y Philippe Soupault,
uno de los fundadores de la revista francesa “Littérature”, en 1919.

Fue en 1920 cuando Bretón comenzó su carrera de escritor, al
colaborar con Soulpault en la escritura de “Los campos magnéticos”,
texto que hace referencia a la escritura automática, aquella que no
obedece a la razón, ni a la moral, su primer texto surrealista con
una incisión dadaísta.

En 1921 se casó con Simones Kahn; 13 años después, ya separado,
contrajo matrimonio con Jacqueline Lamba, con la que tuvo una hija
Aube, quien fue musa de su poema “El amor loco”; 10 años más tarde,
en 1944, se divorció, para casarse ahora con Elisa Claro.

En 1924, André publicó su “Manifiesto del surrealismo”, lo que
creó un movimiento en el pensamiento surrealista, que con su
liderazgo aglutinó a gente como Antonin Artaud y Paul Eluard.

Tiempo después, el crítico poeta impulsó “La revolución
surrealista”, publicación que estuvo vigente durante cinco años, en
los que arremetió contra el sistema y contra toda la cultura oficial
de aquel entonces.

En 1927 ingresó al Partido Comunista, del cual seis años después
fue expulsado. Mientras tanto, publicó dos de sus textos más
importantes en 1928: “El surrealismo al servicio de la revolución” y
“El surrealismo y la pintura”.

Ese mismo año, el poeta escribió “Nadia”, retrato de una mujer
en distintos fragmentos e impresiones que combinan lo mágico con lo
cotidiano, convirtiéndose en una obra maestra. Para 1929 escribió
“Segundo manifiesto del surrealismo”, sin aportar nada nuevo.

Durante los años siguientes, el crítico y revolucionario
presidió exposiciones surrealistas que se inauguraron en distintas
ciudades.

En 1938 viajó a México y conoció al revolucionario soviético
León Trotsky y al pintor mexicano Diego Rivera, y es después de este
viaje, en 1940, que salió a las librerías su “Antología del humor
negro”, prohibida por la censura.

En 1941 se embarcó en “el Capitaine-Paul-Lemerle” hacia
Martinica, donde es internado en un campo. Después de salir libre
bajo fianza viajó a Nueva York y permaneció en exilio durante cinco
años, junto a artistas como Marcel Duchamp y Max Ernst.

Ese mismo año Europa estaba inmersa en la Segunda Guerra Mundial
(1939-1945). Es en este período de su vida que Bretón fundó en Nueva
York la revista “VVV”.

Al regresar a Francia, el escritor se interesó po

You must be logged in to post a comment Login