Complace a la Casa Blanca acuerdo sobre rescate financiero

La Casa Blanca expresó el domingo su beneplácito por el acuerdo tentativo sobre el paquete de rescate financiero con el Congreso, que de ser aprobado este lunes será la mayor intervención del gobierno en la economía desde la Gran Depresión.

“Estamos complacidos con los progresos y apreciamos los esfuerzos bipartidistas para estabilizar nuestros mercados financieros y proteger a nuestra economía”, señaló el portavoz de la Casa Blanca, Tonny Fratto.

El acuerdo en principio, que será finalizado en papel este domingo, con vistas a un voto final este lunes en la Cámara de Representantes y el Senado, corona semanas de intensas negociaciones entre la Casa Blanca y el Congreso de mayoría demócrata.

El desenlace fue visto como una concesión mayor del presidente George W. Bush a las exigencias de legisladores demócratas para incluir mecanismos de supervisión de gastos, limitaciones al pago de ejecutivos y participación accionaría del gobierno en empresas beneficiadas.

Asimismo los republicanos de la Cámara de Representantes lograron incluir una cláusula para crear un nuevo programa federal de seguros, a fin de salvaguardar los intereses de los contribuyentes.

Un sumario del plan proporcionado por la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, muestra que el costo final del programa será de 700 mil millones de dólares para adquirir la deuda tóxica de instituciones financieras en problemas a raíz de los préstamos en el mercado hipotecario.

Pero el dinero será distribuido en una primera asignación de 250 mil millones de dólares, y una partida adicional de 100 mil millones de dólares una vez que la Casa Blanca entregue un reporte de avance al Congreso estadunidense.

Los restantes 350 mil millones de dólares podrán ser solicitados por el presidente en cualquier momento, pero el Congreso tiene la prerrogativa de rechazarlo con un voto que no debe ser más de 15 días posterior a la solicitud presidencial.

La iniciativa incluye además límites a las compensaciones que pueden recibir algunos de los ejecutivos de las empresas que requieran ayuda federal, a través de un mecanismo que reduciría las exenciones fiscales a empresas que paguen más de 400 mil dólares a sus directivos.

En paralelo, el presidente deberá buscar la aprobación de un impuesto especial que deberá pagar la industria de los servicios financieros en caso que en un plazo de cinco años no se hayan recuperado las aportaciones de los contribuyentes.

Los republicanos consiguieron por su parte que el Departamento del Tesoro ponga en marcha un programa federal de seguros para proteger las eventuales pérdidas de los bancos protegidos con dinero del contribuyente.

El plan aún debe ser redactado en lenguaje legislativo y sometido el lunes a ambas Cámaras del Congreso.

Líderes republicanos de la Cámara de Representantes, los más renuentes a participar en el rescate financiero, dijeron que se reservan su derecho a tomar una posición hasta ver el lenguaje final.

La conclusión de un acuerdo permite a los legisladores de ambos partidos regresar la próxima semana a sus distritos, a fin de hacer campaña para las elecciones del 4 de noviembre próximo.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login