Recuerdan a Marie Curie en homenaje al dramaturgo Tomás Urtusástegui.

México, 28 Sep (Notimex).- En homenaje a Tomás Urtusástegui, por
sus 75 años de vida, el Museo de la Secretaría de Hacienda y Crédito
Público, en el Antiguo Palacio del Arzobispado, ofreció la víspera
“Marie Curie, Vida y Obra”, con la actuación de la primera actriz
María Eugenia Ríos.

En la puesta en escena, que cuenta una parte de vida de la
científica que fue galardonada con el Premio Nobel de Física en 1903,
también participaron Cheryl Mackey y Marimar Islas, quienes
interpretaron de manera espléndida a la amiga e hija de Curie,
respectivamente.

Durante el acto, un emocionado Tomás Urtusástegui agradeció el
homenaje y recordó que empezó a escribir mis obras a partir de los 50
años de edad, “y para mi es un honor que se hayan fijado en (la obra)
Marie Curie”, expresó.

El dramaturgo recordó que se trata de un personaje femenino
admirable, porque además de haber recibido dos Premio Nobel, es un
ejemplo de tenacidad y dedicación, así como el lugar que merece la
mujer, que aún es discriminada por su sexo.

La puesta en escena “Marie Curie, Vida y Obra” contó con una
escenografía sencilla, que simuló la austeridad del laboratorio en el
que trabajó Curie.

En un contexto sentimental y científico, Marie Curie
(1867-1934), respondía a las preguntas que le hacía su amiga, a
partir de las cuales, el público puede conocer cómo conoció a su
esposo y cómo fue su primer encuentro, cuyas pláticas se centraban
casi siempre en la ciencia.

Aunque también hubo momentos de amor, la atención de ambos era
acaparada por su obsesión por descubrir el polonium y el radium, éste
último que acabaría ocasionando la muerte de Pedro Curie.

La hija, al escuchar las respuestas de su mamá o la corregía o
le reclamaba el poco tiempo que le dio a ella y a su hermana, pues
casi todo su tiempo se la pasaba en su laboratorio.

De esta manera, se plasmaba en cada diálogo de Marie Curie
aquella búsqueda de encontrar la fórmula de combatir uno de los
grandes males que azotaba y azota a la humanidad: el cáncer.

Marya Salomea Sklodowska, nombre de Curie, recordando todos
aquellos momentos que pasó junto con su esposo, y de los grandes
logros que hicieron juntos, que aunque algunas personas le daban todo
el crédito a su esposo, ella nunca dejó su tarea de investigación.

Hasta que un día, cansada y enferma, sin saber que tenía
leucemia, se postró en la cama, de donde no se levantaría más, luego
de haber dado mucho a la humanidad a través de sus descubrimientos en
la ciencia.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login