Investigan método para ayudar a pacientes con "dolores fantasma"

Por Olga Borobio.

Berlín.- Científicos y empresas médicas alemanas buscan nuevas vías para enfrentar los “dolores fantasma” que sufren las personas que han perdido un brazo o una pierna en un accidente.

Cuando una persona pierde un brazo o una pierna tras una accidente, para muchos es como si el miembro perdido siguiera existiendo y provocan lo que los médicos llaman “dolores fantasma”, por lo que expertos alemanes buscan nuevas vías para eliminar el dolor “virtual”.

Investigadores de la ciudad de Jena, junto con la empresa médica Otto Bock desarrollaron una prótesis de brazo que en las pruebas de utilización ha demostrado resultados prometedores.

Los científicos han modificado la conocida prótesis mioeléctrica que puede dirigirse con la actividad muscular del munón.

Sólo el uso de esas prótesis pueden influir de forma positiva en los “dolores fantasma”, según los estudios realizados, pero aún falta una información de respuesta al cerebro sobre la realización del movimiento.

Y es precisamente en este punto donde han trabajado los psicólogos de la ciudad alemana, desarrollando una prótesis con un sistema de Feedback capaz de comunicar los movimientos de la mano o brazo artificial con señales eléctricas.

Las señales se transmiten por electrodos colocados en la piel del munón, de forma que el paciente siente un ligero cosquilleo durante el movimiento de la prótesis.

“Con un entrenamiento de ese tipo podemos tratar de forma muy efectiva el dolor fantasma”, considera Thomas Weiss, del Instituto de Psicología, sobre las primeras pruebas con pacientes.

Las primeras mejoras tuvieron lugar a los 14 días del comienzo de los entrenamientos.

La teoría que se esconde tras la práctica, es en principio sencilla: las causas de las sensaciones fantasmas hay que buscarlas en la reestructuración de la corteza cerebral.

Las células nerviosas responsables de los miembros se quedan “sin trabajo” tras la amputación y ocupan nuevos campos de actividad.

Pero con los impulsos eléctricos unidos al movimiento de la prótesis el cerebro vuelve a ocuparse de los miembros, una especie de trabajo de bajo nivel para las regiones cerebrales en infraactividad, pero que basta para poner freno a las acciones de reestructuración.

La empresa Otto Bock ya ha mostrado interés por el invento y quiere integrar el sistema de feedback en sus prótesis de brazos.

También el doctor Uwe Kern, del Centro Paliativo y contra el Dolor de Wiesbaden encuentra muy prometedora la nueva aplicación: con los medicamentos se combaten sólo los síntomas, pero los nuevos métodos, como el desarrollado por los investigadores de Jena, van a las causas.

Sin embargo, aún faltan las pruebas definitivas. “La teoría de que el proceso de reestructuración en el cerebro está directamente relacionada con el surgimiento del dolor fantasma no está aún probada”, advirtió Kern.

Sin embargo, otros métodos que se basan en esa premisa resultaron exitosos, como el del neurólogo Vilayanur Ramachandran de la Universidad de California, que desarrolló una terapia de espejos en la que al paciente se le coloca en una postura determinada ante el espejo de forma que parece que su miembro amputado aún existe.

De forma similar a lo que ocurre con la prótesis desarrollada en Jena, las regiones cerebrales que tras la amputación pierden su actividad vuelven a estar activas, como demostraron los estudios realizados.

Basado en los principios de esa terapia, investigadores británicos de Manchester desarrollaron también un dispositivo que funciona como unas gafas sobredimensionadas que introducen al paciente en un mundo virtual en que sus miembros amputados vuelven a existir.

Pero apenas hay estudios dedicados exclusivamente al tema del dolor fantasma, criticó el experto Uwe Kern.

Kern está trabajando en un estudio con una prótesis del productor alemán de técnicas ortopédicas Medi que en vez de estimular el munón, lo protege contra olas electromagnéticas.

El investigador quiere pro

You must be logged in to post a comment Login